Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech

1804. Suceso – Esta área blanca comenzó a hacerse más grandes

 

1804. Suceso ocurrido a Raymond Aguilera el 5 de noviembre del 2004 a las 6:30 PM.

Había estado trabajando todo el día y no había comido todavía. Me estaba doliendo el estomago y me sentía mareado. Eva entró en mi oficina y me preguntó si quería comer algo y le dije que sí. Ella salió. Estaba recostado en mi sofá y empecé a orar. Estaba pensando en la cita de la Biblia donde se dice que cuando se está débil, se está fuerte, y me sentía realmente débil, así que me dije que sería un buen momento para orar.

2 Cor 12:2 y me ha dicho: “Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en tu debilidad.” Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que habite en mí el poder de Cristo.

Así que empecé a orar con mi lengua de oración y mientras oraba me sentía más y más fuerte. La oración empezó a tornarse realmente fuerte y directa. Esta cita de Mateo, vino a mi mente:

Mat 17:20  Jesús les dijo:

-Por causa de vuestra poca fe. Porque de cierto os digo que si tenéis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: “Pásate de aquí, allá”; y se pasará. Nada os será imposible.

Entones fui en espíritu y vi una zona blanca al frente de mi casa, en el lugar donde el Señor quiere que yo Unja. Seguía orando y orando y la zona blanca empezó a crecer y hacerse más y más grande, cubriendo todo el barrio. Luego cubría El Sobrante y seguía creciendo mientras yo continuaba orando. Me dolía el estomago de hambre, pero recordé el hambre de Elías y como los pájaros lo habían alimentado. Llego un momento en que ya no sentía hambre y mi oración se disparó.

Parecía que mientras la oración seguía y seguía y la zona blanca continuaba creciendo cubriendo pronto el toda Área de la Bahía de San Francisco. Continuó hacia el oriente y cubrió todos los Estados Unidos. Podía percibir, todo este inmenso Poder mientras oraba. Recordaba la primera vez en que hablé con el Padre, y Él me preguntó si quería ver Su Poder y quedé abrumado a medida que Su Poder crecía. Pero ahora, en esta ocasión,  creo que tengo más madurez, conciencia o fortaleza de espíritu, pues a medida que el Señor crecía, solo me dejaba llevar. Mientras oraba, la zona blanca o como la quieran llamar, llegó a Europa y luego cubrió Israel y esa parte del mundo. En ese momento, ya mi lengua de oración se había enloquecido.

Vi a Jerusalén y a la montaña del Templo cubrirse con esta envoltura blanca y podía ver claramente la zona entre el Domo de la Roca y la roca, en que los musulmanes creen que Mohammed (Mahoma) se paró antes de ascender al cielo. Mientras observaba estas dos estructuras, vi un Árbol empezando a crecer debajo de las piedras de los cimientos de la montaña del Templo. El Árbol, creció y creció hacía el firmamento, como en el cuento infantil de Jack y el árbol de fríjoles. Yo estaba de pié en la base, al lado del tronco  y el tronco se hacía cada vez más ancho, a medida que el Árbol crecía. Pronto el trunco era tan grande que me veía como una pequeña hormiga a su lado. Al mirar hacia arriba, la parte superior del Árbol, este se erguía hasta las estrellas.

La zona blanca, finalmente cubría todo el planeta. Ahora me encontraba, en espíritu, en el espacio exterior y pude ver una inmensa explosión de luz blanca,  la blancura que venía desde la tierra se extendía hacia el espacio exterior y empezaba a cubrirlo.  El espacio exterior se hacía blanco y continuaba creciendo y creciendo y mi lengua de oración se hacía más y más fuerte. Podía percibir este inmenso Poder. Me sentía como si estuviera cabalgando hacia el infinito siguiendo esta envoltura blanca. En espíritu, me sentía como un delfín nadando velozmente al lado de un barco en movimiento.

Recuerdo que durante mi experiencia en el espacio exterior, oraba por Israel, Jerusalén y por el sitio donde se encontraba el Templo Judío, y donde actualmente está el Domo de la Roca. Oré contra el Domo de la Roca, para que se cayera. En esos momentos la lengua de oración era increíblemente poderosa. Me pregunto, si esta era la forma en que Elías oraba para que no lloviera durante tres años. Yo oraba por un terremoto. Que la tierra temblara y el Domo de la Roca y las edificaciones contiguas se cayeran.

No sé cómo explicarlo, o cómo sucedió en espíritu, pero empecé a ver el rayo de luz que veía cuando Carl, Mark y yo estuvimos en Israel. Cuando estábamos comiendo en un  restaurante y podíamos ver el Domo de la Roca abajo, y vi un rayo de luz bajar del cielo y golpear el Domo de la Roca.

Al mismo tiempo, mientras recordaba esto, estaba orando para que la tierra temblara e hiciera caer ambas edificaciones por la mitad. También oraba para que las replicas durarán siete días. No sé si era yo, o el Señor poniendo esos pensamientos en mis plegarias. Oré por cerca de dos horas continuas con mis brazos abiertos extendidos en el aire, con la lengua de oración fuerte y estable, tratando de hacer temblar la tierra en Israel con las escrituras en mi mente. Pues si tienes la fe puedes mover montañas. Oré tanto que cuando terminé, había perdido la voz, pero cuando me levanté a comer, ya la voz había vuelto. (fin)

 

Vaya a la Próxima Profecía

 


 

El correo electrónico: Ray@prophecy.org

Para ayudar a financiar este ministerio Haga clic aquí.

O escribir a: Raymond Aguilera, PO Box 20517, El Sobrante, CA. 94820-0517, EE.UU..,

 

Para pedir los Libros de Profecía Clic en el Libro 

 Para ayudar a financiar este ministerio comprando una de estas pinturas haga clic aquí.

 

 

Trabajo de arte Youtube Video

 Para ver el trabajo de arte de Raymond Aguilera  Clic aquí

Registro de propiedad literaria de 1989-2013, Raymond Aguilera. © 1989-2013, Raymond Aguilera, Prophecy.org (sm) All Rights Reserved

 


 

Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech