Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech

1643. Profecía – creé hombre y voy a estar allí cuando destruyo hombre.


Mp3dArchivo de sonido 1643. La profecía se registró como el Señor le habló a través de mí como los otros archivos de sonido Profecía que se han cargado. Este clip de sonido es 10:30 minutos de duración en Inglés. Lo mejor es leer el texto mientras escucha el archivo de sonido.

 


1643. Profecía dada a Raymond Aguilera el 23 de Julio del 2001 a la 1:30 PM.

 

La gente ha estado diciendo por años que el hombre viene o fue creado a partir de otras criaturas. ¡Esta es una afirmación completamente falsa!.  Pues Yo, Jehová, Jesucristo y el Espíritu Santo creamos al hombre. Lo formamos de la tierra. Le infundí vida y la vida se formó dentro de Mi Creación. Él abrió sus ojos y vio Mi Cara y se dio cuenta de lo que lo rodeaba. Lo creé a Mi Imagen, la imagen de lo que es bueno, de lo que es justo, de las cosas celestiales. Así que cuando oigan que el hombre vino o evolucionó de otras criaturas, están escuchando las mentiras de Satanás. Recuerden que su Padre Jehová no miente. Recuerden que Jesucristo de Nazaret no miente. Recuerden que el Espíritu Santo no miente. ¡Así sea! ¡Así sea!

Creé al hombre y ahí estaré cuando lo destruya. Pues las cosas de los hombres se han contaminado. Se han corrompido y se han vuelto pecaminosas, torcidas y malignas. Se está acercando al momento cuando limpie a todo este universo. El hombre será eliminado y crearé un nuevo mundo. Un nuevo mundo con todo lo que es limpio, todo lo que es puro, todo lo que es justo. Esto será hecho a través de Mi Palabra Hablada.

Todo lo que está escrito en la Biblia se cumplirá, cada Palabra, cada Letra. Muchos no creen en Dios. ¡ Esto no es problema de Dios! Pues lo que es de Dios ¡CONOCE A DIOS!  Lo que es de Dios, a Dios lo sigue. Lo que es de Dios, conoce a Jehová, conoce a Jesucristo, conoce al Espíritu Santo. El Hombre puede engañar al hombre, pero no puede engañar a Dios. Todo esto que les ha sido dicho en la Biblia es correcto y verdadero. Algunas cosas estarán elaboradas, se van a enfocar en los días venideros, en los años venideros, pero cada Palabra de Jehová es Verdad, es Justa, es la Palabra de Dios. La podrán intentar manipular, torcerla para hacerla decir lo que quieren pero serán compensados por tales cosas. Esas cosas malignas y torcidas a  la manera del hombre.

Algunos de Ustedes estarán pensando, “Está profecía a través de Raymundo se la inventó  Raymundo”, ¡pero llegará el día en que les mostraré que este pequeño profeta Mío está hablando Mi Palabra, Claramente, Directamente y en forma Precisa! Algunos lo llegarán a odiar. Algunos le volverán la espalda. Pero esto no importa, pues él está en Mis Manos. ¡Tiene un trabajo que hacer y lo vamos a hacer! Vamos a realizar las cosas de Dios con el Espíritu de Dios y con el Amor de Dios.

La Palabra “Nosotros” se refiere al Cuerpo de Cristo. El Verdadero Cuerpo de Cristo. No la iglesia del hombre que está dispersa por el mundo tratando de actuar con rectitud, tratando de influenciar a los otros a la manera del hombre. Saben, hay una VERDADERA IGLESIA allá afuera. El problema es que la iglesia de los hombres no la puede reconocer. La iglesia de hombres no puede leer el corazón. La iglesia del hombre no conoce los caminos de Dios. Algunos de Ustedes van a sorprenderse. En este mismo momento, a algunos de ustedes les estoy mostrando la realidad de Dios, la realidad de la iglesia y sus maneras malvadas, las maneras de Satanás en que se mueve. Es como un virus contagioso que contamina todo lo que toca.

Pero el Cuerpo de la Iglesia de Jesucristo, de Jehová, del Espíritu Santo no tiene un Nombre reconocido que el hombre pueda entender o seguir. Esta es, una Iglesia sin Nombre que descansa bajo el agua, va a sacudir, va a hacer vibrar este planeta con los valores de Jehová, con los valores de Jesucristo. Este es Mi Verdadero Cuerpo. La Iglesia escondida, la Iglesia que es pateada, que nadie quiere escuchar. Pero las cosas de los hombres, son las cosas de los hombres. Las cosas de Dios, son las cosas de Dios.

Están al final de la línea del tiempo de este pequeño planeta. Se los digo, se los digo y se los digo, pero solo algunos sabrán que les digo la VERDAD. Pero esos algunos son millones y millones y millones y millones de gente. Pero esos pocos son todavía pequeños comparados con el número total de gente que hay en este planeta. Voy a tomar Mi Rebaño, aquellos que escuchan Mi Voz, aquellos que lloran cuando escuchan Mi Voz, aquellos que lloran con el corazón. Pues Yo sé y ellos saben que Me pertenecen. Ellos han luchado como todos los otros. Muchos todavía están ciegos, pero tengan la seguridad que les abriré los ojos para mostrarles la VERDAD. A través de la Biblia, a Través de la Oración, a Través de la Comunión, a través de la búsqueda de Mi Hijo Jesucristo de Nazaret. Algunos tienen dinero, otros no lo tienen, pero el dinero no es importante. Lo único que es importante es lo que hay en sus corazones, de cómo se relaciona con sus otros hermanos y hermanas.

Van a haber momentos de tensión entre la iglesia de los hombres y Mi Iglesia. Es claro, es directo y es preciso, ¡la iglesia de los hombres perderá! Serán aniquilados. Serán destruidos por la bestia. Siguen a la bestia, ¡van con la bestia! Los teólogos de algunas de estas iglesias hacen que Me pregunte… hacen que Me pregunte, cómo pueden creer en justicia, en la Verdad, si usan la misma Biblia para sus propósitos torcidos, sus caminos malvados, desvían la Palabra de Dios para su propio propósito. ¡Qué pena! ¡Qué pena de ese libro! Esa Biblia fue creada para salvar a los justos, pero la gente puede hacer lo que quiera con lo que tienen. Pueden obedecerme o obedecerse a sí mismos, al hombre, al demonio. La lista es tan larga que no me tomaré la molestia de pasar por toda ella.

La gente tiene que reconocer la Voz de Dios en sus corazones, en sus espíritus. Aprenden los caminos malos fácilmente, pero los caminos de Dios son verdad, son justicia, son limpios. Llegará el momento en el tiempo en que no habrá más tiempo. Algunos de ustedes no lo creen. Algunos de ustedes no lo pueden comprender. Muchos de ustedes tendrán una muerte violenta, una muerte suave. Algunos morirán lentamente. ¡Así sea! ¡Así sea!

Pues se lo advertí y se lo advertí y se lo advertí, a través de Raymundo, a través de los otros profetas, en otros tiempos, en sus iglesias y están determinados a hacerlo a su manera. Va a haber una serpiente que viene en dirección de ustedes, con sus colmillos del demonio, que intentará devorarse este planeta. Lo que debe ser debe ser, pero recuerden, escuchen a los profetas, los profetas de Dios. Lean la Biblia, oren y oren pues no abandonaré a Mis Ovejas. No abandonaré a Mi Iglesia. Toda la Mías se salvarán. ¡Ninguna se perderá! ¡Tienen Mi Palabra de ello! ¡Ninguna se perderá!”

Recuerden que los días están llegando a su fin. Oren, oren, oren y oren pues los caminos de Dios le son extraños a los caminos del hombre. Si quieren venir al Cielo, si creen que Dios creó al hombre, Me pertenecen. Si creen que el hombre vino del mono, pertenecen al demonio y con el demonio vivirán por los días que haya días. Recuerden estas Palabras a través de Mi profeta. Mi pequeño Raymundo sufre pensando de cómo va a pagar sus cuentas, montar su nuevo computador y todas las cosas de la vida que tiene que hacer. Pero él sabe y Yo sé, que cuanto he dicho es Verdad. Y él sabe y Yo sé, que él logrará su objetivo. Él conseguirá su computador y transmitirá al mundo en el momento justo, en el justo lugar, con el Poder y la Venganza de Dios. Él realizará su tarea.

Así que recuerden, para aquellos que ríen, aquellos que ríen, vivan con Satanás por todos los días que hayan días. Pues esto no es un chiste, esto es real. Recuerden que Jehová no miente. Jesucristo no miente. El Espíritu Santo no miente. Agitaremos y envolveremos este universo hasta el fin. Así que apúrense, oren y oren y oren. Oren con todo lo que tienen. Abran la Biblia y lean y lean y lean. Comulguen. Busquen a sus hermanos en las calles, en sus vecindarios, a todo a quien puedan encontrar. ¡Pues esto afectará a todos y digo a todos! ¡Así sea! ¡Así sea! ¡Así sea!. (fin)

 

 

 

Vaya a la Próxima Profecía


El correo electrónico: Ray@prophecy.org

Para ayudar a financiar este ministerio Haga clic aquí.

O escribir a: Raymond Aguilera, PO Box 20517, El Sobrante, CA. 94820-0517, EE.UU..,

Para pedir los Libros de Profecía Clic en el Libro 

 Para ayudar a financiar este ministerio comprando una de estas pinturas haga clic aquí.

Trabajo de arte Youtube Video

 Para ver el trabajo de arte de Raymond Aguilera  Clic aquí

Registro de propiedad literaria de 1989-2013, Raymond Aguilera. © 1989-2013, Raymond Aguilera, Prophecy.org (sm) All Rights Reserved

 


Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech