Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech

1418. Ocurrencias – Ver si estos espíritus demoníacos podrían verse obligados a abandonar.

 

1418. Ocurrencia dada a Raymond Aguilera el 10 de Noviembre de 1999.

 

Antes de narrar este suceso, tengo que contarles un poco de la historia de lo que ocurrió hace un año. Recibí una llamada telefónica de Magda del grupo de estudio Bíblico. Ella empezó a contarme acerca de Flex y su familia que vivían en el Cerrito. Habían estado experimentado actividad demoníaca en su apartamento por ya algún tiempo. Magda quería saber si yo podía ir a este apartamento y ver si estos espíritus demoníacos podían ser forzados a salir.

¡Dije que sí! Y me fui a donde José a encontrarme con ella y otros de nuestro grupo de estudio de la Biblia. Cuando llegamos, Flex estaba allí con otros y les conté algo que había experimentado con este tipo de espíritus. Todos estuvimos de acuerdo en ir, orar y ver que podía hacerse. En cuanto al hijo de Flex de 7 años, estaba aterrado, lo habían perseguido desde el baño en varias ocasiones y le daba miedo de ir a dormir en la noche. Las cosas estaban tan mal, que todos estaban mirando y sintiendo estos espíritus demoníacos y ellos creían que algo se debía hacer.

Llamé a Carl para preguntarle si él quería ir también, para mi sorpresa Ron estaba con él y dijo que también quería venir. Entonces Magda y yo fuimos a comprar algo de lo necesario para la Comunión y salimos para el apartamento de Flex. Llegamos todos más o menos al mismo tiempo. Cuando ya nos habíamos acomodado, tomamos Comunión y ungimos a todos allí. Había conmigo algo como quince personas y el pequeño apartamento estaba lleno de gente. Para hacer la historia corta, les narraré lo que sucedió hacia el final de la sesión de aproximadamente dos horas. Habíamos Ungido al hijo de Flex y Ron y yo estábamos orando sobre su esposa. Ya al final de esta oración escuché que la ventana se abría en repetidas ocasiones y entraba una brisa fría que llegaba hasta el salón. Miré hacia arriba y vi muchas de las personas moviéndose y charlando entre ellas. Lo que sucedió fue que la gente que estaba sentada en el comedor vio la ventana cerrarse y abrirse tres veces. Esto asustó a algunos de ellos, pero continuamos.

Luego de discutir que había sucedido, le dije a Flex y a su familia que tenían que buscar al Señor, leer la Biblia y si era posible ir a la iglesia o asistir a nuestro estudio bíblico, y dijeron que lo harían. Bien, casi un año después, escuché de otros en el grupo de estudio que no habían hecho nada de lo que se les había sugerido.

Bien, para llegar a lo sucedido la noche del Lunes, como es costumbre, salí para el estudio de la Biblia las 7:45 PM. Tomé mi Biblia y me monté al carro y lo encendí con la llave. El carro hizo uno de los sonidos más extraños que he escuchado, luego sonó como que explotara, murió y se apagaron las luces. Me dije, que no habría estudio bíblico esa noche, entonces abrí la puerta del carro y las luces del carro se encendieron. Así que traté de prenderlo nuevamente y nada pasó. Así que llamé a José y le deje el mensaje que no podría ir al estudio de la Biblia pues mi carro estaba dañado. Él me llamó de vuelta y me dijo que me recogería.

Bien, a los veinte minutos estábamos en la casa de José para empezar el estudio de la Biblia y adivinen quién estaba sentado en el sofá, Flex su esposa e hijo. No los veía desde hacía casi un año. Tuvimos un buen estudio de la Biblia y durante el estudio el Señor me dijo, “por esto tu carro no arrancaba. Los demonios lo mataron, pero lo arreglaré mañana. ¡Ellos no querían que estuvieras aquí!”

Les narro este suceso para mostrarles como empezó mi semana y mostrarles algunas cosas acerca de las fuerzas demoníacas. Y de cómo estos espíritus afectan personas que no buscan al Señor, estudian la Biblia y oran. Ahora quiero contarles lo que sucedió en la iglesia anoche.

Carl me llamó hoy, un día después del estudio bíblico, pues él quería orar y sabía que yo estaba sin dinero y me quería invitar a salir a cenar. Mi hermano real, Ted, me ha estado comprando mi comida por las últimas dos semanas. Así que oramos por los dos y nuestras necesidades y me preguntó, si quería ir al servicio en una iglesia en Oakland, pues ellos tenían a un bien conocido profeta hablándoles por tres noches y esta era su última noche allí. Generalmente no voy a este tipo de cosas, así que oramos acerca de esto. Durante la adoración el Señor me dio la visión de unas letras pero no las pude captar todas.

Visión:

Mes… (La parte final podía ser “e” o “a”. ¡La palabra pudo haber tenido más letras pero no las recuerdo!)

Esta visión elevó mi interés y le dije a Carl, seguro ¡Vamos! Además temía hambre y si desperdiciábamos la noche por lo menos comeríamos

Cuando llegamos, la alabanza y adoración ya habían empezado. La música resonaba y continuaba, pude ver gente bailando, cantando y adorando con fervor. Entonces esto me hizo pensar en lo que había visto en Israel al frente del Muro Occidental. La gente allí estaba cantando, bailando y adorando a su manera igual que la gente aquí. La diferencia era que aquí eran Cristianos y allí eran Judíos. También podía percibir la presencia del Señor aquí, que no percibí en el muro Occidental.

La adoración continuó por cerca de una hora y durante este tiempo pensé que era un buen momento para orarle al Señor, “¿Qué opinas de este servicio de adoración?”

El Señor dijo, “¡MUY, MUY BUENO!”

Eso es grandioso, me dije a mí mismo y decidí orar un poco más. Como no soy muy alto, no podía ver mucho pues la gente enfrente de mí era muy alta. Así que decidí quedarme sentado y orar. Así, durante mi oración, mientras estaba rodeado de personas de pie, me encontraba muy contento de orarle a Señor y sentir Su Presencia. Entonces escuché una extraña voz al micrófono alabando al Señor y repetían amén, amén y amén una y otra vez. ¡Y la Presencia del Señor se fue! Más tarde vi la cara de la voz, era el pastor asistente, me imagino. En cuestión de diez minutos, había logrado que todos trajeran su dinero al frente como dinero de ofrenda. Entonces, continuaron con la música luego de la ofrenda, no pude percibir al Señor más. El Señor se había ido y esto solo era música de entretenimiento.

Así, luego de quince minutos de música, presentaron al profeta que iba a hablar. Nunca había escuchado de él. Pero intentó enseñar. No sé de dónde saco sus enseñanzas, pero estaba bordeando el límite entre Nueva Era y Cristiandad.

Se puso tan malo, que me incliné sobre la oreja de Carl y le dije tan calmadamente como pude “¡No puedo creerlo!”

Con este personaje hablando tan fuerte, no sé cómo la gente enfrente de mí pudo escuchar lo que le dije en el oído a Carl, pero dos de ellos, giraron varias veces y me dieron una mirada dura. Como si hubiera blasfemado, todo lo que dije era que no le creía a este tipo. Más tarde en el carro, Carl me dijo que él había sido absorbido por el ambiente y que en REALIDAD no había escuchado lo que estaba diciendo, “¡Estás en lo correcto, Ray! Este tipo está en el borde de la Nueva Era y está usando la Biblia para ello.”

Lo que quiero mostrarles es como percibo espíritus demoníacos en la casa y en la iglesia. Este profeta no estaba enseñando del espíritu correcto. Le estaba enseñando a Cristianos a ser orgullosos y de usar la rectitud humana para salvar al hombre y la iglesia del Señor. ¡No hubo ni una mención de que el Espíritu Santo estaba a cargo! Solo que le correspondía al hombre enderezar el Cuerpo de Cristo. Los espíritus vienen de muchas formas y van a diferentes lugares y aquí están dos que experimente esta semana.

 

 

Vaya a la Próxima Profecía


El correo electrónico: Ray@prophecy.org

Para ayudar a financiar este ministerio Haga clic aquí.

O escribir a: Raymond Aguilera, PO Box 20517, El Sobrante, CA. 94820-0517, EE.UU..,

Para pedir los Libros de Profecía Clic en el Libro 

 Para ayudar a financiar este ministerio comprando una de estas pinturas haga clic aquí.

Trabajo de arte Youtube Video

 Para ver el trabajo de arte de Raymond Aguilera  Clic aquí

Registro de propiedad literaria de 1989-2013, Raymond Aguilera. © 1989-2013, Raymond Aguilera, Prophecy.org (sm) All Rights Reserved

 


 

Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech