Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech

0883. Profecía – Usted tiene que apuntar su nariz en la Biblia.

 

883. Profecía dada a Raymond Aguilera el 25 de Marzo de 1996 a las 12:44 AM. En Español.

 

¡Levántate! Levántate, hijo Mío. Te digo la verdad exactamente. ¡Tienes que levantarte! Tienes que trabajar y tienes que apuntar tu nariz hacia la Biblia. Te voy a mostrar las cosas de Dios. Te lo digo pues lo que dije a los antiguos Profetas va a suceder, te voy a decir lo mismo, con los Labios de Dios, con los Ojos de Dios. Sí, las cosas del fin están aquí ahora. Vas  a saber que las cosas que te dije son la Verdad.

El terremoto va a llegar, el terremoto del mundo. Sí, el terremoto va a llegar. Todo va a caer y el agua va a subir. Las grandes ciudades van a derrumbarse pues el terremoto va a ser MUY GRANDE. Todo el mundo va a asustarse. Se van a asustar pues van a conocer el Dios del Cielo, Quien lo hizo todo, con Su Palabra, con el Espíritu Santo. Él es el Dios de Dioses. Es el Rey de Reyes. TODO está en Sus Manos, todo lo que es de Él, es Limpio. Todo lo que NO es de Él, se lo va a dar al demonio y el demonio y sus cosas van a ir al abismo por todo el tiempo que haya tiempo.

Tienes que escribir las Palabras de Dios, a la Manera de Dios. Pues ha llegado, exactamente, al pie de la letra, al detalle, todo lo que te dije acerca de los antiguos Profetas, va a suceder. Tu eres el único… (lenguas no comprensibles), que puedes entender, si lees la Biblia, con los Ojos de Dios. Exactamente, eso es lo que te estoy diciendo.

Pues los de la iglesia, revuelven todo de arriba a abajo y no buscan con claridad lo que el Padre quiere decir. ¡Qué pena, Raymundo! Pues lo tuercen todo, lo tuercen todo para todas partes. Y no leen la Palabra con los Ojos de Dios. Leen la Palabra con los ojos del dinero, con los labios que están puros con la pureza de las mentiras ¡Oh! ¡Oh! ¡Oh! Qué tan dura es la cabeza del hombre.

Te estoy mostrando cosas, Raymundo, pero quiero que tengas la cabeza clara. Sé que tienes preocupaciones, pues las cosas que te voy a decir son muy grandes. Son las cosas que la gente del mundo siempre han querido saber, por muchos, muchos años. Pero te escogí, desde antes que nacieras, para hacer lo que vas a hacer. ¿Me escuchas de manera Clara y Precisa? NO te estoy diciendo esto, para que eleves tu cara o tu cabeza, no quiero que pienses que eres grande pues ¡lo grande, cae! Quiero que busques las cosas de Dios a la manera de Dios, como un niño pequeño, con los ojos de un bebé pues los bebés Me buscan, con ojos claros y con el corazón claro.

Pero los llamados grandes buscan con los ojos del demonio, apuntándole al demonio, apuntándole al dinero. Les gusta el poder. Pero sabes a quién le estás hablando. Ellos no. No reconocen la Palabra cuando la escuchan, porque creen que son tan grandiosos.

Te hablo a la manera de Dios. A veces vas a aprender muy fácil, a veces será muy difícil, pero vas a saber la Verdad. Estudia la Biblia y quiero que ores y quiero que estudies. Te ayudaré. Te puedo decir todo lo que quiero en un minuto, pero no quiero hacer eso ahora. Quiero ver tu sudor en tu cabeza, aprendiendo las cosas de Dios, a la manera de Dios. Pero la manera correcta está ahí, quiero que estudies. ¿Me escuchas, Raymundo? ¡Quiero que estudies! Te daré el dinero para tu casa, para el teléfono, para el computador, para todas las cosas que vas a necesitar. Pero lo más importante es ESTUDIAR, con los Ojos de Dios, con los Oídos de Dios, con el Corazón de Dios, con el corazón de un niño pequeño. ¿Me escuchas de manera Clara y Precisa?

Todo lo que te prometí te lo voy a dar Claramente y al Detalle. Sé que estás ansioso. Sé que te sientes muy solo. Sé que estás esperando por tu mujer, pero todo llegará en el momento que Yo escoja. Está cerca. Tienes que esperar un poco más, pues todo lo que alguna vez has querido, te lo voy a dar. Sé que es duro, pues hay gente que no te cree, pero el problema es Mío. No tuyo, pues la Palabra es Mía, no tuya. ¿Me entiendes? Todo lo que tienes que hacer es escribir lo que te digo, en forma precisa. Y te protegeré.

Hay muchas personas a las cuales no le gustas. Hay mucha gente que está furiosa, por lo que escribes para tu Padre. Pero los voy a corregir, lo veas o no. Los corregiré, de una forma u otra. Pues hemos llegado al tiempo, en que no habrá más tiempo. Muchos te van a hacer preguntas que no vas a ser capaz de contestar. Si no sabes no digas nada. Se van a disgustar por lo que no les contestas, pero como te dije, “Es Mi Palabra, no la tuya.” Los corregiré. Pues creen que lo saben todo y les voy a mostrar que no saben nada. Pero se lo voy a mostrar a la manera de Dios. Te digo la Verdad. Exactamente.

Sé que ha sido muy difícil esto últimos siete años, pero todo, quien a recibido Mi Palabra a sufrido de una forma u otra. Eso es porque el demonio es fuerte en los corazones de la gente de este mundo. A la gente le gusta escuchar del demonio y no le gusta escuchar de Dios. Pues la manera del demonio es muy fácil. Y la manera de Dios tienes que hacerte fuerte, tienes que hacerte limpio, y tienes que buscarme con el Corazón de Dios. Y es mucho trabajo para la gente. Es mucho trabajo para la gente, pues a todos les gusta suave. La Senda de Dios NO es amplia, pero la senda del demonio es MUY amplia., Tienes que viajar por la Vía estrecha. Pues tienes que sufrir con el resto del Cuerpo de Mi Hijo.

Los incrédulos no quieren escuchar la Palabra, pues quieren encontrarme fácilmente sin sufrir, pero ¡Te digo la verdad! Es verdad que he tenido algunos que Me encuentran sin sufrir, pero tengo planes para ellos. El resto es porque no saben como buscarme como un niño. Quieren decirme cómo puedo hablar, qué puedo mostrar, qué no puedo mostrar, qué puedo hacer, qué no puedo hacer, como si ELLOS fueran dios y Yo tuviera que hacer lo que ellos dicen. Esa no es la manera de Dios. Esa es la manera del demonio. Pero, Raymundo, tu no tienes que preocuparte por estas cosas. Cuando te digo algo, solo escríbelo y envíalo. El resto tengo que corregirlo con Mi Palabra.

Cuando lloras en las noches, sé que te sientes solo. Y cuando tu corazón llora porque se siente tan solo, crees que no te escucho, pero estás en Mis Manos. ¿Recuerdas la Palabra que te di hace años? Cuando te dije que tienes que poner tus ojos en Mí, en todas las cosas. Sea bueno o malo, pararte en la Roca de Mi Hijo y no moverte hasta que te diga que hagas algo, pues las cosas van a subir y bajar. Tu solo recuerda pararte o sentarte encima de la Roca de Mi Hijo, Jesús. Si es malo o bueno todo saldrá bien. Pero hay cosas que tengo que decirle al Cuerpo, y tus oídos quiere escucharlo todo. Te voy a dar el chance, pero quiero que te pares encima de la Roca . ¿Me escuchas de manera Clara y Precisa? Éste es tu Padre, con el Hijo y el Espíritu Santo, contándote la Sabiduría del Cielo con Amor, con los Labios de Jesús, con los Labios del Espíritu Santo, con los Labios del Padre.

Sé que a veces no crees que te Amo con el Amor de Dios, pero sí, te Amo. Te Amo mucho, Raymundo, pero sé que el demonio te golpea en la cabeza y te sientes solo. Sé que hay muchos hermanos y hermanas que no quieren ayudarte, pues tienen corazón duro. Piensan, pero no hacen, lo que les digo. Los voy a corregir. Hay muchos que quieren enfurecerse con la llama del demonio, quieren devorarte. También los voy a corregir.

Pues cuando digo algo, va a suceder. Cuando la gente abre su corazón y Me buscan y hacen lo que les digo, Me agrada. Esos son los que voy a salvar, pues tienen los Oídos de Dios, tienen los Ojos de Dios, tienen la Nariz de Dios, pues tienen el Amor de Dios, el Amor de los Hijos. Eso es todo lo que te quiero decir esta noche, Raymundo. Puedes acostarte ahora y dormir. Sé que estás cansado. Sé que estás enfermo, pero tienes que confiar en Mí. Todo saldrá bien con tu computador, con tu casa, con tu esposa (A quien tu todavía no conoces). Descansa y duerme. Hablaré contigo nuevamente en otra ocasión y te daré más sabiduría acerca del final y acerca del corazón. Recuerda, escucho tus Lágrimas. No estás solo. Escucho tus Lágrimas, hijo Mío. Descansa y duerme. Éste es tu Padre. Con el Hijo, con el Espíritu Santo, diciéndote, que Los Tres te Amamos con todo Nuestro Corazón. Descansa y duerme.

 

 

Vaya a la Próxima Profecía


El correo electrónico: Ray@prophecy.org

Para ayudar a financiar este ministerio Haga clic aquí.

O escribir a: Raymond Aguilera, PO Box 20517, El Sobrante, CA. 94820-0517, EE.UU..,

Para pedir los Libros de Profecía Clic en el Libro 

 Para ayudar a financiar este ministerio comprando una de estas pinturas haga clic aquí.

Trabajo de arte Youtube Video

 Para ver el trabajo de arte de Raymond Aguilera  Clic aquí

Registro de propiedad literaria de 1989-2013, Raymond Aguilera. © 1989-2013, Raymond Aguilera, Prophecy.org (sm) All Rights Reserved

 


 

Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech