Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech

0794. Suceso – Mt. Shasta viaje.

 

794. Suceso ocurrido a Raymond Aguilera del 18 al 29 de Agosto de 1995.

 

Viaje al Monte Shasta.

Cuando recibí la Profecía #778 (Cuando el Señor dibujo una línea desde el Monte Shasta hasta el final del Estado de California, dijo, “Dibuja un arco. Todo dentro del arco será destruido por la desobediencia de los Estados Unidos y la admiración a Satanás. Destruiré el área.”)

 

 y #780 ( Donde el Señor dice, “Hijo Mío, mira la historia pasada del Monte Shasta. Mira el pasado del Monte Shasta. Mira el pasado del Monte Shasta. Monte Shasta, Monte Shasta, Monte Shasta, Monte Shasta, Monte Shasta, Monte Shasta, Monte Shasta, Monte Shasta”) una carga recayó sobre mí de examinar el Monte Shasta. Luego de discutirlo con un Hermano Cristiano para quien habíamos estado trabajando. Decidí ir al Monte Shasta para ver si el Señor nos mostraría o nos diría algo más de lo que iba a pasar. Así que planeamos un viaje al Monte Shasta y a varios volcanes que están en línea recta a lo largo de la Costa Occidental de los Estados Unidos.

La primera noche dos hermanos Cristianos y Yo, acampamos en Redwoods y durante la oración de la Comunión el Señor dijo, “Alto.. vengan aquí y les mostraré.”

Más tarde esa noche el Señor dijo, “En el camino les estaré mostrando las cosas de Dios.”

Estas Palabras del Señor levantaron mi interés. La mañana siguiente los tres nos fuimos caminando y mirando el paisaje pero esta carga del Monte Shasta no me dejaba tranquilo. El único plan que realmente tenía era empezar con el Monte Lassen y seguir al norte al Monte Shasta y hasta el Monte Rainier de Washington. Luego ir a ver las capas de lava en Idaho y llegar a las Vegas, luego Los Ángeles y devuelta a casa a la Bahía de San Francisco. También queríamos parar y hacer adoración con algunos hermanos en Pórtland, OR, Spokane, WA, Coeur D’Alene, ID, Las Vegas, Nev. y Los Ángeles, CA.

Bien, ese día, el tercer miembro de nuestro grupo tuvo que ir de vuelta a San Francisco. Recuerdo verlo partir y alejarse hacia el sur mientras nosotros nos encaminamos hacia el norte para nuestra aventura desconocida, esperando y dependiendo de la guía del Señor. Pues estábamos siguiendo hacia el norte ciegamente, conduciendo sin mucho dinero, esperando algunas respuestas de lo que el Señor tenía planeado para la Costa Oeste de los Estados Unidos.

Recuerdo que al atardecer, estábamos en medio de las Montañas de Cascada dirigiéndonos al Monte Lassen, cuando el Señor dijo, “¡Detente! ¡Acampa aquí!” Al pasábamos un área de camping a cincuenta MPH. Para cuando encontré un retorno y paré el carro ya nos habíamos pasado algunas millas del sitio de acampar. Acampamos allí esa noche.

Durante la noche el Señor dijo, “Ve directamente al Monte Shasta no vayas al Monte Lassen y descansa.”

El Señor seguía diciéndome que descansara, pero todo lo que Yo hacía me desgastaba. La siguiente mañana, desmontamos el campo y continuamos sobre Cascades en la ruta del Monte Shasta sin saber lo que íbamos a hacer. Estaba un poco preocupado, pues estábamos conduciendo ciegamente en una dirección general, esperando que el Señor nos dijera que hacer, pues nuestras últimas instrucciones, “Para, acampa aquí.” Cuando iba a cincuenta MPH, me tenía un poco preocupado.

Era cerca del medio día y estábamos a la vista del Monte Shasta manejando a 65 MPH en la autopista, cuando el Señor me mostró la Visión #790, de un círculo alrededor de la base del Monte Shasta.

 

 

El Señor dijo, “Unge el Monte Shasta alrededor de la base de la montaña con aceite.”

No habíamos traído aceite para ungir, ni sabíamos que teníamos que hacerlo. Así que nos dedicamos a encontrar una tienda para comprar el aceite para la unción y a encontrar el camino que nos llevara cerca de la base de la montaña pues teníamos que ungirla en un círculo como lo había visto en la visión. No esperaba tener que caminar alrededor de la montaña, si podíamos encontrar una carretera que nos llevara. Compramos el aceite y encontramos una oficina de información turística en la base de la montaña y preguntamos por rutas alrededor de la montaña. Empecé a respirar más tranquilo cuando encontramos la primera carretera.

Decidí ungir la tierra bendiciéndola en el Nombre del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo y echando un poco de aceite en un punto cada tres millas a lo largo de la base de la montaña. Así continuamos y ungimos la base de la montaña a intervalos de tres millas por tres horas y terminamos exactamente en el mismo punto que empezamos, justo en intervalos de tres millas. Esa fue la confirmación de que el Señor lo quería así en intervalos de tres millas y no había sido solo mi suposición.

Las rutas eran accidentadas y destapadas con marañas de rocas gigantes y árboles caídos que daban suficiente espacio para justo pasar con el carro en ciertas zonas. En una ocasión tuvimos que cruzar un riachuelo. En la carretera solo vimos dos o tres personas durante las tres horas en que condujimos, pues eran tierras perdidas rodeadas de árboles. Una vez esto terminó, se levantó finalmente mi carga y continuamos al siguiente destino.

Nuestra siguiente parada fue el Lago Cráter, un volcán extinto con un lago en la cima. Al anochecer llegamos a veinte millas del Lago Cráter. Acampamos en una zona privada que tenía duchas y nos quedamos ahí por esa noche. Recuerdo orar por más guía y el Señor en realidad no dijo mucho acerca del siguiente lugar. Bien, a la mañana siguiente mientras manejábamos a través del Parque del Lago Cráter, el Señor nos dijo que ungiéramos un sitio. Así que después de ver el paisaje, una pequeña parada y almorzar, encontramos un sitio al lado de la carretera y vertimos nuestro aceite en la tierra y lo bendijimos en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo y nos fuimos, dirigiéndonos al Monte de Santa Helena.

Al llegar al lugar de camping en el Monte de Santa Helena, aunque era temprano decidimos quedarnos esa noche pues ya estábamos cansados nuevamente. Y estábamos a una hora o menos del Monte Santa Helena. La manejada me estaba agotando y el Señor me había dicho que descansara. La siguiente mañana nos fuimos temprano y tuvimos la oportunidad de hacer turismo por todas partes. Estuvimos un tiempo observando la destrucción todavía evidente de la erupción de 1980. El centro de visitantes fue muy educativo pues tenían películas mostrando los eventos de 1980 y un museo. Es difícil de comprender el sobrecogedor poder detrás de la devastación que este volcán dejó a su paso. Creo que como humanos realmente no nos damos cuenta del poder que el Señor puede usar, hasta ver la destrucción dejada por el Volcán de Santa Helena y que tan indefensos realmente estamos. Esto ciertamente abre mis ojos del poder de Dios, sea volcán, terremoto o clima y que el Señor está en control de todo lo que nos rodea.

Luego se nubló y decidimos no ir a ver el Monte Rainier y el Señor no nos dijo que tuviéramos que hacerlo. Así que nos dirigimos pasando por Casacades hacia Portland, Oregon y nos encontramos a un viejo amigo cristiano de la Marina de mi compañero de viaje (Un Hermano Cristiano que había venido a mi casa a una de nuestras reuniones de oración hace unos dos años.) Estuvimos un par de horas con él y su familia y tuvimos la oportunidad de compartirle lo que el Señor había hecho con nosotros desde la última vez que nos vimos.

Luego de almorzar nos dirigimos a Spokane, Washington para orar por una pareja (un Hermano Cristiano nos había pedido que lo visitáramos para orar con él.). Luego planeábamos ver a otra pareja de esposos, misioneros dedicados al ministerio en bote. Navegan por todo el mundo en bote dando testimonio del Señor. Llamamos a la primera pareja luego de haber acampado en el Parque Estatal, a pocos minutos de su casa y les dijimos que queríamos ir allá y orar por ellos, por pedido del Hermano Cristiano de California. Se sorprendieron pues el hermano de California se había olvidado de llamar a contarles que veníamos, pero nos recibieron como si fuéramos amigos cercanos. Encontramos que el esposo tenía MS y necesitaba muletas para desplazarse. Compartí un pequeño testimonio sobre qué estaba haciendo el Señor con este ministerio de profecía. Luego oramos por ellos y el Señor nos dio visiones y palabras para ambos.

Cuando oramos por la MS del hermano, el Señor dijo, “¡Lo sé, lo sé, lo sé, lo sé!”

Luego de discutir el significado de la Palabra del Señor, continuamos a orar por su esposa. Realmente percibí su Amor por el Señor. Ella lloró y estuvo profundamente afectada durante esta sesión de oración y las visiones que el Señor dio para ella en forma personal. Así que después de dos o tres horas nos fuimos para nuestro campamento sabiendo que el trabajo del Señor se había hecho esa tarde.

Al día siguiente, nos dirigimos hacia Coeur D’Alene, Idaho, que estaba a 45 minutos, a encontrarnos a nuestros amigos del ministerio del bote. Los había conocido tres años atrás en un asado, en una reunión de amistad en mi casa. Debo añadir que nos recibieron muy calurosamente y nos hicieron sentir como en casa, como familia. Esto me hizo pensar en cómo era en los primeros tiempos de la iglesia cuando la gente se movía de pueblo en pueblo y los Cristianos se ayudaban mutuamente cuando viajaban Fue bastante reconfortante. Mi compañero de viaje mencionó que después de seis noches de campamento y comida de campamento, esto era una bendición del Señor. Nos sentamos todos alrededor de la sala y hablamos por horas, compartiendo testimonios de las bendiciones del Señor. Comulgamos y oramos esa tarde y nuevamente el Señor nos dio visiones relacionadas a su ministerio.

Terminamos ahí por esa noche y nos levantamos temprano en la mañana para el desayuno, más oraciones y Comunión. Encontramos que estos experimentados misioneros comulgaban diariamente y lo estaban haciendo ya por algún tiempo. Habían estado buscando otro bote y por directrices del Señor estaban en modo de sentarse y esperar.

Luego de desayunar nuestro carro estaba en camino nuevamente y nos dirigíamos hacia Idaho, buscando un lugar llamado Parque Estatal Los Cráteres de la Luna. Este lugar se suponía, tenía capas de lava hasta donde el ojo podía ver. Pero durante nuestro viaje nos dimos cuenta que no podríamos llegar allí sino despues de oscurecer, así que buscamos un lugar para acampar a mitad de camino. Encontramos un lugar para acampar en el mapa llamado Parque Estatal Bannack, en Bannack, Montana, veinte millas fuera de la autopista. Fuera de nuestra ruta y en dirección contraria. Luego que levantamos la tienda allí, encontramos que el viejo pueblo fantasma de Bannack de los días del Viejo Oeste, se podía llegar caminando desde donde estábamos y había cerca de cincuenta construcciones todavía en pie.

Siempre me ha gustado la historia y este era un buen regalo para mí, pues ya me estaba cansando de ver volcanes. (Habíamos estado la mayoría del tiempo viendo volcanes y zonas geológicas, casi desde que empezó el viaje, ya que el Señor iba a golpear la Costa Oeste con algo proveniente de este viejo volcán extinto del Monte Shasta). Por esto enfocamos nuestro esfuerzo y energía en aprender lo más posible. Así que este pueblo fantasma de Bannack era un verdadero regalo para mí y gasté la mayor parte de la tarde solo revisando las viejas construcciones y la historia local.

Más tarde de vuelta al campamento, encontré una nota que anunciaba una conferencia que se iba a dar en la vieja iglesia del pueblo y adivinen acerca ¿de qué?  Esa noche un geólogo iba a dar una conferencia y una presentación de transparencias acerca de volcanes, terremotos y geología básica de la Costa Oeste de los Estados Unidos, en un pueblo fantasma a veinte millas fuera de la autopista, en medio del desierto, en medio de la nada, en una vieja iglesia. ¡Eso es, EN UNA IGLESIA! Pensamos que era interesante y sonaba como una de esas coincidencias. ¡¡¡CLARO… POR SUPUESTO!!! El momento era preciso para nuestra siguiente parada en el Parque Estatal de Los Cráteres de La Luna en Idaho y esta conferencia daba las bases para lo que íbamos a ver allí. ¿Quién dice que no hay un Dios y que Él no nos guía?

El Parque Estatal de Los Cráteres de La Luna es un lugar donde se pueden ver volcanes extintos con millas y millas de flujo de lava endurecida tan lejos como se puede ver. Acampamos en medio de esta lava endurecida y dimos una caminada bajo tierra a través de túneles de lava y enormes cuevas, por donde podían pasar dos trenes. Nuevamente podíamos observar el impresionante poder del Señor que era evidente e inmenso. Esta área es uno de los puntos calientes del país y puede hacer erupción en cualquier momento de acuerdo a las transparencias que vimos. Me imagino que hizo erupción hace dos mil años y puede hacerlo de nuevo en cualquier momento.

Luego de dejar el Parque Estatal de Los Cráteres de La Luna nos dirigimos al sur hacia las Vegas para ver a otro Hermano Cristiano, pero le pedí al Señor que me liberara, pues no podía viajar más y le dije que quería ir de vuelta a casa. Y mientras manejaba en la autopista me liberó y me dijo que podía volver a casa. Bueno, fue así como el Señor nos guió y nos dio la oportunidad de estudiar los volcanes de la Costa Oeste de los Estados Unidos. Viajamos cerca de 3200 millas por siete estados y volvimos el 29 de Agosto. (Fin)

Nota:

El día que llegamos vi en el periódico un artículo acerca de una reunión de gente de la Nueva Era en el Monte Shasta el siguiente fin de semana. El artículo decía que se habían visto platillos voladores, demonios y la gente estaba planeando una Concentración Armónica de la Nueva Era en la cima de la montaña, ese fin de semana. También decía que el pequeño pueblo en la base de la montaña tenía una fuerte tradición de Nueva Era. Puedo ver después de los hechos, por qué el Señor nos hizo ungir alrededor de la montaña dos semanas antes de que llegara la gente de la Concentración Armónica de la Nueva Era. Muestra cómo trabaja la obediencia. (Fin)

 

 

Vaya a la Próxima Profecía


El correo electrónico: Ray@prophecy.org

Para ayudar a financiar este ministerio Haga clic aquí.

O escribir a: Raymond Aguilera, PO Box 20517, El Sobrante, CA. 94820-0517, EE.UU..,

Para pedir los Libros de Profecía Clic en el Libro 

 Para ayudar a financiar este ministerio comprando una de estas pinturas haga clic aquí.

Trabajo de arte Youtube Video

 Para ver el trabajo de arte de Raymond Aguilera  Clic aquí

Registro de propiedad literaria de 1989-2013, Raymond Aguilera. © 1989-2013, Raymond Aguilera, Prophecy.org (sm) All Rights Reserved

 


 

Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech