Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech

0548.Profecía – Vamos a ver si oyes esta Profecía, con los ojos limpios, con las orejas limpias.

 

548. Profecía dada a Raymond Aguilera el 6 de Septiembre de 1994 a las 5:07 PM. En Español.

 

Es poco claro, el cuerpo del demonio. ¡Sí, Reymundo! El cuerpo del demonio no es muy claro. Dice muchas cosas con sus manos, con sus ojos. Sí, los labios del demonio están pintados de negro y nada es claro. Pues él quiere engañarlos. No quiere que dirijan su nariz hacia el Cielo. Les dará cosas. Les dará cosas con ojos ambiguos. Pues si los tiene en este lugar sin ojos claros, así pudrá cortarles el cuello. Porque no saben, pues no pueden ver. ¡Sí! Entonces él toma y hace dos bolas de barro en sus manos y las pone en sus oídos. ¡Sí! Así no podrán escuchar la Palabra de Dios CLARAMENTE, con ojos claros, para que se puedan salvar. Pues quiere cortarles sus cuellos.

Creen que saben mucho. Como les dije antes, son tontos. Ahí, los está ordenando hacia el corral y por el otro lado del corral hay demonios con trampas para cortarles el cuello. Y ustedes con sus mentes tontas van tras los otros tontos, buscando las cosas del mundo y riéndose de oreja a oreja. Pero no saben que en el siguiente minuto, no van a tener cuello, no van a tener cabeza, no van a estar vivos.

Se lo estoy diciendo y les estoy diciendo que la Palabra de Dios es la manera como se pueden salvar. Veamos si escuchan Mis Profecías, con ojos claros, con oídos claros, con espíritu claro. Pues ¿Cuántas Profecías he dado, y dicho y publicado enfrente de sus narices? ¿Cuántas veces han dado vuelta y corrido tras el demonio? Aquí llegan las trampas y no van a querer escucharme.

¡Qué pena! ¡Qué pena! Que puse las Profecías enfrente de sus ojos y no las ven. Pues tienen hambre del mundo, hambre del demonio, hambre del abismo. Pero no saben si el siguiente paso que darán será el último, pues están ciegos. No buscan a su Padre, con el Hijo, con el Espíritu Santo. Le digo y le digo a Mi Profeta Raymundo que les envíe la Palabra. Y ¿Qué hacen? Se juntan con el resto del corral para que así los demonios puedan cortarles el cuello.

¡Oh, Oh, Qué lástima! No aprendieron nada de la Biblia. No aprendieron que las cosas del mundo son las cosas del abismo, el dinero, las cosas que los hacen grandes, las cosas del pecho. Pero quieren que todos los miren hacia arriba. Quieren que la gente diga “¡Oh, Oh, qué hombre tan inteligente!. Miren todo el dinero. Miren todo lo que tiene.” Pero no saben cuál es el siguiente paso que toman, no tendrán cuello. Pues los demonios van a mascar su cabeza y todos ellos van a estar regordetes con todos los cerebros que tienen.

¡Oh, Qué lástima! ¡Qué lástima! Que son tan estúpidos. Sí, si no se detienen en este minuto. ¡SÍ! ¡EN ESTE MINUTO! Si no paran de hacer lo que estás haciendo y cambian la forma en que están viviendo, es el fin de ustedes. Ésta es Mi Palabra. Ésta es la Palabra del Padre. Ésta es la Palabra del Hijo. Ésta es la Palabra del Espíritu Santo. No digan que no les dije. No digan que no les di la oportunidad con esta Profecía. Pues las cosas que les digo son serías y precisas. Pues les van a costar todo por los días que hayan días, si no se detienen ahora, en este minuto.

Mírense en la dirección que están caminando. Si Me aman se devolverán y buscarán al Padre con el Hijo y el Espíritu Santo, pues ahí está la trampa. Tomen el AGUA de Dios y límpiense los ojos, los oídos y miren a todo lo que los rodea. Hay demonios. Están los demás que son estúpidos. ¡Hombre, despiértese! ¡Mujer, despiértese!  Pues si no lo hacen va a ser su fin. No podrán señalar a nadie más sino a sí mismos. Señalando a un cuerpo sin cabeza.

¡Qué lástima! Recuerden este minuto. Cambien la manera en que están viviendo, ayuden a los pobres, ayuden a los que necesitan ayuda, corrijan la manera en que están viviendo. Lean la Biblia. ¡En este Momento! En este minuto, compren una, pues sé que no tienen una. ¡Vamos! Compren una Biblia y léanla y aprendan la Palabra de Dios, aprendan la Manera de Dios, del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo y de esta forma se salvarán. Pueden salvar a su esposa, sus hijos e hijas.

Y las damas que creen que son tan hermosas. Nada es hermoso en el abismo, un cuerpo sin cabeza, con sangre por todas partes. El cuerpo que tienen no podrá salvarlas. ¿Damas del mundo Me escuchan? Creen que son inteligentes y Yo, el Padre, con el Hijo, con el Espíritu Santo, se lo estoy diciendo en este minuto en la cara. Que son estúpidas y no son hermosas. Pues cuerpos hermosos es lo que el demonio dice que es bueno.

Cosas malas, las cosas bellas son solo malas a la Manera de Dios. Cuando les doy algo claro y hermoso, es limpio. Luego el demonio les dice cosas y cambian y convierten las cosas hermosas que les di y las vuelven sucias. ¿Damas del mundo Me escuchan? No hay nada malo con las cosas hermosas si tienen la Mente de Dios.

Cuidado pues aquí viene la trampa. No digan que no les advertí. Ésta es la Palabra de su Dios. Quien hizo el mundo, las estrellas, todo lo que ven, todo lo que tocan. Se los digo con el Amor del Cielo. Ha llegado su el fin. (fin)

Vaya a la Próxima Profecía


El correo electrónico: Ray@prophecy.org

Para ayudar a financiar este ministerio Haga clic aquí.

O escribir a: Raymond Aguilera, PO Box 20517, El Sobrante, CA. 94820-0517, EE.UU..,

Para pedir los Libros de Profecía Clic en el Libro 

 Para ayudar a financiar este ministerio comprando una de estas pinturas haga clic aquí.

Trabajo de arte Youtube Video

 Para ver el trabajo de arte de Raymond Aguilera  Clic aquí

Registro de propiedad literaria de 1989-2013, Raymond Aguilera. © 1989-2013, Raymond Aguilera, Prophecy.org (sm) All Rights Reserved

 


 

Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech