Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech

0510. Profecía – La cruz que llevas se vuelve pesada, son las cosas de la Biblia.

 

510. Profecía dada a Raymond Aguilera el 27 de Julio de 1994 a las 8:40 AM. En Español.

 

Reymundo, ¿Sabes qué? Te voy a usar a la Manera de Dios. Va a haber gente que va a creer y va a haber gente que no va a saber que decir, pues van a ver a Dios, van a ver al Hijo y van a ver al Espíritu Santo con la Fuerza y se van a asustar y hay otros que van a ver al demonio. Porque tienen la cabeza y el corazón duro y no hay nada que puedas decirles, nada que puedas mostrarles que los haga cambiar.

Pues es el corazón, es el corazón lo que leo, con Mis Ojos, con Mis Oídos. Con Mi Corazón veo, lo veo todo. Te estoy diciendo en este momento que hay muchos cristianos que tienen  el corazón y la cabeza dura. Y nada que les digas, nada que les muestres los va a hacer cambiar. Pues ya se han puesto en una caja. Creen lo que creen, su dios está en una caja y su dios no puede dejar la caja. Esa es la forma en que son… las cosas del mundo.

Hay otros que tienen demonios dentro. Estos van a querer devorarte con la llama de la posición que tienen, con la llama del abismo. Sí, no te preocupes. Te protegeré. Te tengo en Mi Mano, pero los días de las piedras están llegando. Allí están enfrente de ti. ¿Te acuerdas de Steven? Así va a suceder, pero nadie te va a tocar. Se van a enfurecer contigo, Raymundo. Con todo lo que está en Mi Corazón, te digo la verdad, con las lágrimas de Mis Ojos, con las lágrimas de Mi Corazón te digo la verdad. ¡Sí! Las cosas del mundo son las cosas del demonio, pero no te preocupes, Me voy a encargar de ti. Sé que las Palabras que te digo son fáciles, ahora, en este momento, pues no sientes nada. Pero sé que te vas a asustar, pero recuerda que estás en Mis Manos. Y lo que está en Mis Manos, nada en el mundo lo puede tocar, ni aun el demonio.

Pero, tu sabes y Yo sé, que tienes que hacer lo que tienes que hacer a la Manera de Dios. Y Yo tengo que hacer  lo que tengo que hacer. Pues ya están listas todas las cosas que anuncié en la Biblia, todos los milagros, todas las cosas que asustan, todos los cuerpos del abismo. Te voy a mostrar y te voy a dar las cosas del Cielo a la Manera del Cielo.  A la gente que te cree la voy a proteger con Mi Mano, con Mi Palabra, con todo lo que es del Cielo. Pues tienen sus ojos abiertos y sus corazones abiertos y Me están buscando con mente limpia, con corazón limpio, como los corderos buscan al Padre.

Dile a todos que el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo va a encargarse de ellos y de sus familias también, con la Fuerza del Espíritu Santo. Pues las cosas van a cambiar rápidamente y van a ser aterradoras. Recuérdales que son Mis Corderos y Yo soy el Padre, con el Hijo, con el Espíritu Santo. Los voy a recoger y los llevaré al Cielo. El fin ha llegado, el final del fin.

Saben y Yo sé que las cosas del Cielo a veces no son fáciles y a veces hay sufrimiento. A veces la cruz que tienen que llevar se hace pesada, pero esas son las cosas de la Biblia. A veces sufrimientos, a veces gozo, a veces tienen que luchar por su Dios, por la manera correcta. Pero no tienen que luchar solos pues su Dios, su Cristo, Jesús, su Espíritu Santo está allí con ustedes.

Hay leones, los leones del demonio. Los leones del demonio van a querer devorarlos. Pero todo saldrá bien, todo irá a la Manera de Dios. Sé que creen que lo que digo es duro, pero es claro y preciso. Quiero que junten su espíritu y su mente y oren y oren y oren y oren. No estoy diciendo esto solo por decirlo. Estas cosas son ¡MUY IMPORTANTES!! Tienen que orar con todo su corazón, con toda su mente, con todo la dulzura que tienen en el cuerpo. Oren con su familia, oren con sus amigos, llamen a su Dios, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Y les mostraré que pueden hacer. PERO TIENEN QUE ORAR con fervor, con lágrimas, con todo lo que tienen, les estoy diciendo la verdad. Les voy a decir algo más, “Tienen que orar, tienen que orar, tienen que orar con fervor, con sus amigos, con su familia.”

Pues los días del sufrimiento han llegado. Aquí viene el martillo del demonio. Él va a querer devorarlos. Quiero que se escondan. Quiero que hagan lo que tienen que hacer, pero cuidado con el martillo del demonio. Pues está listo el martillo, todas las cosas del demonio. El demonio se va a juntar con las cosas que son inmundas. Van  a hacerse más grandes, en los gobiernos, en lo que se refiere al dinero, en lo que se refiere a la fuerza. Están listos, por esto les estoy diciendo estas cosas directamente y sin rodeos. Y el tiempo que creen que tienen no lo tienen. Ha llegado el fin, el fin del fin.

Todo va a cambiar en el mundo, cuándo llueve y cuándo no llueve, el sol, el agua, van a tener sed. Comida, todo lo que necesitan para vivir va a cambiar. Va a cambiar rápidamente. No se asusten. Mis hijos e hijas, voy a encargarme de ustedes a la Manera de Dios.

Lean la Biblia todos los días, la Comunión, ES MUY IMPORTANTE, la Comunión. Recuerden a Mi Hijo que murió en la Cruz. Su Sangre se derramó por todos ustedes. Recuerden a Mi Hijo, Jesús, Él los salvó con la Sangre, Él los salvó.

Pero ha llegado el día de su cruz. Yo lavé el día, el día de la limpieza. El día de limpiar todo aquello que es inmundo. Todos aquellos que son inmundos se van a reunir en un solo lugar. Todos los que son limpios se van a reunir en otro lugar. Los que son limpios los voy a llevar al Cielo, los que son inmundos los voy a enviar al abismo. ¡Exactamente! Nadie va a quedar en el medio. ¿Me escuchan? Les estoy diciendo de forma clara y precisa. Van a ir a uno u otro lugar. No pueden quedarse en la mitad. Leo sus corazones y sé dónde están. Tienen que despertarse y ver dónde se han colocado, a qué lado, en qué campamento está su corazón.

Ha llegado. Todo lo que les he dicho en las anteriores Profecías. Raymundo, va a escribir más Profecías a la Manera de Dios. Quiero que oren por él. Quiero que lo ayuden con oraciones, con lo que quieran, pero él se las va a entregar. Pues voy a enviar la Palabra de Dios a todo el mundo con la Fuerza del Espíritu Santo. Y nadie puede detener la Palabra de Dios.

Recuerden, es muy importante, “Arrepiéntanse, arrepiéntanse” y busquen a Mi Hijo, cuéntenles a sus hermanos y hermanas que no Me conocen, “Aquí viene el Arca. Aquí viene el martillo del demonio. Aquí llega el día del sufrimiento. Aquí viene la cruz pesada.” Háganse fuertes, pero no se preocupen. Allí está Mi Hijo, Jesús, su Cristo, allí está el Espíritu Santo. Allí estoy Yo, el Padre, Allí están Mis Ángeles protegiendo lo que es Mío, con la Fuerza del Cielo.

Voy a cerrar el libro de este mundo y voy a empezar uno nuevo. Se los dije claramente. Se los dije sin rodeos, las cosas de Dios y no es difícil de entender lo que he dicho. Pues les estoy diciendo simplemente las cosas que van a suceder, las cosas de su Padre, el Hijo y el Espíritu Santo de la manera que puedan entender. Pues las cosas del Cielo son fáciles. Los veré en el Cielo y tendremos una fiesta. Pues han llegado a su casa por todo el tiempo que haya tiempo. Con lágrimas, les digo las cosas del Cielo.

 

Vaya a la Próxima Profecía


El correo electrónico: Ray@prophecy.org

Para ayudar a financiar este ministerio Haga clic aquí.

O escribir a: Raymond Aguilera, PO Box 20517, El Sobrante, CA. 94820-0517, EE.UU..,

Para pedir los Libros de Profecía Clic en el Libro 

 Para ayudar a financiar este ministerio comprando una de estas pinturas haga clic aquí.

Trabajo de arte Youtube Video

 Para ver el trabajo de arte de Raymond Aguilera  Clic aquí

Registro de propiedad literaria de 1989-2013, Raymond Aguilera. © 1989-2013, Raymond Aguilera, Prophecy.org (sm) All Rights Reserved

 


 

Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech