Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech

0503. Profecía – Francia cayó con la mano del diablo.

 

503. Profecía dada a Raymond Aguilera el 20 de Julio de 1994 a las 4:28 PM. En Español.

 

Cayó Francia, cayó con la mano del demonio. Cayó con toda la gente que cree en el demonio. Francia cayó, pues el dedo del demonio es fuerte. A todos aquellos que son ciegos y sordos el dedo del demonio los dirigirá al abismo.

La luna se va a oscurecer en el mes de Marzo porque el demonio endureció su dedo en la gente de Francia. ¿ Gente del mundo Me escucha? ¿Me escucha gente sorda y ciega? Miren la luna, se va a oscurecer en el día de Marzo con la fuerza del demonio, pues Francia se hizo ciega y sorda a la Palabra de Dios. Ha llegado la estrella del demonio a Francia, a la manera del demonio. Sí, pues, si comes de todo lo que es malvado, te vuelves malvado. Entonces el dedo te dirigirá hacia el abismo con la fuerza del demonio.

Angelito, no te preocupes de tu mujer. No te preocupes por nada, Pues aquí llega el día que te anuncié a la Manera de Dios.

Dile al mundo, que tengan sus oídos limpios y sus ojos abiertos que la Mano de Dios va a golpear al mundo. Voy a usar al demonio para que haga lo que quiera, pues voy a usar el demonio para limpiar todo aquello que es de él. Cuando él termine de limpiar todo lo que es de él, al demonio y a todo lo que es de él lo voy a enviar al abismo. Entonces, Yo y Mi Hijo, vamos a limpiar todo lo que es nuestro, y todo lo que es nuestro lo vamos a llevar al Cielo por todos los días que hayan días.

Sé que no me creen, pues conozco la manera del hombre y todo lo que piensa. Lo quiere gratis. Lo quiere todo por nada, no quieren sufrir. No quieren hacer nada, solo sentarse allí y llenar sus estómagos con cosas, pero el día del fin ha llegado. Van a ver los milagros de su Padre, el Hijo y el Espíritu Santo de una manera que nunca lo hubieran creído que pasaría. Porque son sordos y ciegos, porque no leen la Biblia a la Manera de Dios. Y si la leen, la leen con los ojos del hombre, los que quieren engordar con las promesas que les hice. Comen todo lo que quieren, todo lo bueno y todo lo malo en la misma palabra, la palabra del hombre.

Estoy cansado de toda esta inmundicia, de todo lo que es del demonio. Pues les digo y les digo y les digo y esconden su cabeza bajo tierra gritando y gritando que no quieren escuchar más. Pues no les gusta lo que su Padre les está diciendo, con el Hijo y el Espíritu Santo. Por esto la tierra los va a devorar con los dientes del demonio. Él los va a poner en el abismo, a ustedes y al demonio.

Ha llegado todo lo que es inmundo, pues el día del demonio está aquí. Si no Me escuchan, si no hacen lo que les digo, van a vivir en el abismo. Con lágrimas les estoy diciendo la verdad. Pero tienen que hacer lo que tienen que hacer y Yo tengo que hacer lo que tengo que hacer. Y los que Me escuchan, los que tienen sus ojos abiertos, los que tienen todo lo de Dios listo, con la Palabra, con el espíritu, con el cuerpo, van a vivir por todos los días que hayan días.

Pues si no Me escuchan, vivirán con las consecuencias. ¡Pero Miren! Si se arrepienten, si buscan a Mi Hijo, Me encontrarán, a su Padre, con la Fuerza del Espíritu Santo. Ha llegado, el fin de la Biblia, el fin del mundo, el fin de todo lo que es inmundo. Observen a Francia pues lo que le va a suceder a Francia les va a suceder a Ustedes.

Los estoy poniendo en dirección al Cielo. Les estoy diciendo el camino correcto. Les estoy diciendo que abran sus ojos y sus oídos. Miren la luna, miren a Francia, miren el dedo del demonio pues la estrella del demonio ha llegado.

¡Qué pena! ¡Qué pena! Que están sordos y ciegos, pero no digan que no se los dije. No quiero que Me digan que no sabían. Pues se lo estoy diciendo con Mis Labios, precisa y claramente. Miren a Francia, a la manera del demonio, entonces tendrán que escoger su forma de vida, la manera de la cual quieren vivir. Mi Hijo, el Rey de Reyes con el Espíritu Santo los van a ayudar si quieren ayuda.

Pero sé que tienen corazón de piedra y de piedra también su cabeza. No ven nada, no escuchan nada del Padre, del Hijo o del Espíritu Santo. Y es lo mismo con la gente que dirige las iglesias. Son ciegos y sordos. Hay algunos pocos que Me aman con todo su corazón, con todo su cuerpo, con todo lo que tienen, los Ancianos que gobiernan las iglesias. Hay algunos pocos y a ellos los voy a proteger con Mis Ángeles, con Mis Soldados, con Mi Palabra.

Pues ellos hicieron todo lo que Mi Hijo dijo en la Biblia y creen con sus ojos abiertos, y con sus oídos abiertos, con sus espíritus abiertos a la Palabra de Dios e hicieron todo a la Manera de Dios. Esos son los Ancianos que son Míos. Pero ha llegado el día del sufrimiento, el día del demonio.¡Pero miren! Ancianos, estoy ahí con ustedes y los protegeré. No teman que ahí está Mi Mano con Mi Hijo y el Espíritu Santo. Y lo que es más importante que todo, con Mi Corazón, con Mi Amor. Pues lo que digo va a suceder. Los protegeré, pues los Amo con todo lo que tengo, con Mi Amor, el Amor del Amor.

Ancianos, (¿escribiste todo lo que acabo de decir?) Pues sé… que Me van a creer, con sus oídos, con sus ojos. Al resto de ancianos que tienen cabezas de piedra, el demonio les va a hablar y lo van a escuchar y van a correr tras él a la manera del hombre. Pues no son Míos. Nunca han sido Míos, solo en las palabras de su boca.

Pero aquí llega el día en que su rodilla va a golpear el suelo. Mi Hijo les va a preguntar que hicieron. Si cumplieron las ordenes que Él les dio, o si cumplieron las ordenes que ustedes dieron. Va a llegar al Cielo. Ya llegó el día de contar todo lo que han hecho.

Se lo estoy diciendo precisa y claramente pues no estoy jugando con ustedes. Todo lo que les digo es serio y directo, a la Manera del Padre, a la Manera del Hijo y a la Manera del Espíritu Santo. Pues todo lo que soy, todo lo que digo con el Hijo y el Espíritu Santo es correcto y preciso. Nadie puede cambiar lo que digo. ¿Me escuchan precisa y claramente? Se lo voy a decir una vez más. Nadie en el mundo, en el Cielo, en las estrellas, en todo lo que hay puede cambiar lo que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo dice. Ha llegado el día de su rodilla y  del suelo, el día en que los dos

 

Vaya a la Próxima Profecía


El correo electrónico: Ray@prophecy.org

Para ayudar a financiar este ministerio Haga clic aquí.

O escribir a: Raymond Aguilera, PO Box 20517, El Sobrante, CA. 94820-0517, EE.UU..,

Para pedir los Libros de Profecía Clic en el Libro 

 Para ayudar a financiar este ministerio comprando una de estas pinturas haga clic aquí.

Trabajo de arte Youtube Video

 Para ver el trabajo de arte de Raymond Aguilera  Clic aquí

Registro de propiedad literaria de 1989-2013, Raymond Aguilera. © 1989-2013, Raymond Aguilera, Prophecy.org (sm) All Rights Reserved

 


 

Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech