Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech

0410. Ocurrencia – La prueba Señor Ray.

 

410. Suceso ocurrido a Raymond Aguilera el 27 de Febrero de 1994 a las 9:30 AM.

 

Durante el servicio en la Iglesia, el Señor me dijo que armara mi carpa y durmiera fuera. Eso me preocupó, pues el cielo parecía como si fuera a caer una gran tormenta esa mañana. Entonces el Señor me dijo que diera tres dólares a las Nuevas Niñas Misioneras en la iglesia. Todo lo que tenía eran cuatro dólares. Así que les di tres dólares y me quedé con uno para gasolina, pues ya no tenía gasolina. Tenía la sensación que el Señor me iba a reemplazar el dinero. Como siempre tuve mis dudas y pedí una confirmación, pues el clima no parecía muy prometedor.

Debido a la constante lucha tan intensa que he tenido últimamente, no estaba muy seguro si había sido el Señor o el demonio. Así que pedí una confirmación y el Señor siguió repitiendo que quería que acampara afuera. Cuando iba para a la casa, todavía con dudas el Señor seguía repitiendo “Hazlo, acampa afuera”. Para cuando llegué a casa estaba convencido que así fuera el Señor o no, Él me protegería.

Así que tan pronto llegué me puse rápidamente a alistar mi carpa, antes que golpeará la tormenta. Cuando empecé a armar la carpa, estaba buscando un ladrillo para sostener la cubierta de plástico y proteger la tienda de la lluvia, en caso de que mi tienda goteara. Estaba recogiendo los ladrillos, cuando para mi sorpresa encontré dos billetes nuevos  de un dólar, al lado de los ladrillos.

Me sorprendió, pues el Señor había acentuado que, Él reemplazaría el dinero si se lo daba a las niñas misioneras de la Iglesia.” Así que puse los ladrillos en la cubierta de la carpa y fui a buscar más ladrillos. Y encontré un tercer billete en el piso al lado de otro ladrillo. Cuando encontré este tercer billete, quedé completamente sorprendido, pues el Señor había cumplido nuevamente. Al principio pensé en preguntarle a mis compañeros, si habían perdido los tres dólares pero recordé que el Señor había acentuado que Él reemplazaría mi donación a las misiones, así que no le pregunté a ninguno de mis compañeros acerca del dinero y lo deje como un regalo del Señor, pues estaba completamente en quiebra.

Al completar de armar mi carpa, fui a la casa y tomé una siesta. Estaba cansado, pues había estado toda la noche trabajando en el Libro de las Profecías. Luego esa misma tarde, cuando me levanté y empecé a trabajar en el libro, noté que el cielo se había aclarado y las nubes de tormenta se habían ido.

Es increíble como el Señor te pone a prueba. Él te cuida, pero quiere que seas obediente en todo. Sentía que debía documentar esto, pues me parece una de estas pequeñas cosas que levantan mi confianza en el Señor. Sé que van a haber más pruebas y tribulaciones más adelante para mí.

Nota: Al día siguiente le pregunté a uno de mis compañeros si había perdido dinero y me dijo que sí. Le devolví mis encontrados tres dólares, pero “Aún así le doy gracias a Dios por sus amorosas instrucciones. Te amo. Amén.”

El Señor me había dicho que acampara un solo día, pero lo hice por tres días solo para probarme a mí mismo que podía ser obediente.

 

Vaya a la Próxima Profecía


El correo electrónico: Ray@prophecy.org

Para ayudar a financiar este ministerio Haga clic aquí.

O escribir a: Raymond Aguilera, PO Box 20517, El Sobrante, CA. 94820-0517, EE.UU..,

Para pedir los Libros de Profecía Clic en el Libro 

 Para ayudar a financiar este ministerio comprando una de estas pinturas haga clic aquí.

Trabajo de arte Youtube Video

 Para ver el trabajo de arte de Raymond Aguilera  Clic aquí

Registro de propiedad literaria de 1989-2013, Raymond Aguilera.

© 1989-2013, Raymond Aguilera, Prophecy.org (sm) All Rights Reserved

 


 

Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech