Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech

0357. Dream – Acerca de un pastor recaudación de dinero con un coche.

 

357. Sueño dado a Raymond Aguilera el 17 de Septiembre de 1993 a las 6:22 AM.

 

Acabo de tener un sueño muy vívido. Uno de los sueños más vívidos que he tenido en mucho tiempo. Estaba en la iglesia y el Pastor principal estaba dando una charla muy hermosa de cómo iban intentar recoger seiscientos dólares para comprar un valioso carro Volvo.

El Pastor principal decía, “ El carro rueda tan bien como mi Mercedes Benz,” y continuo dando esta charla de ventas para recoger el dinero. El Volvo lucía muy limpio y brillante y este regalo era para cualquier miembro de la iglesia que lo quisiera, o necesitará. Al principio creía que iban a regalarlo. Recuerdo estar caminando hacia una estación de gasolina donde estaba el carro. Creo que el dueño de la estación lo había dado a la iglesia.

De alguna forma mientras caminaba me fui al plano espiritual, mientras me acercaba a la estación, me encontré con uno de los pastores que estaba recogiendo dinero para el carro. Yo podía ver todo lo que él estaba haciendo, pues yo era invisible, y él no sabía que yo estaba ahí. El pastor asociado estaba por ahí colectando dinero, llegó a una esquina y se detuvo por alguna razón. Pude ver que tenía una enorme maleta azul. En la esquina empezó a pedir.

En esta esquina había una gran Iglesia Católica y había un Sacerdote joven enfrente de la iglesia mientras otro Sacerdote joven salía. El Sacerdote que estaba afuera se adelantó a informarle al otro sacerdote que un pastor de otra iglesia estaba en la esquina recogiendo dinero para el carro que le iban a dar a alguien en la iglesia. El Sacerdote joven estaba tan conmovido por lo que el otro Sacerdote le había contado que sacó de su bolsillo doscientos cincuenta dólares y le dijo a su amigo que le diera al pastor el dinero. Así que el primer Sacerdote va a la esquina donde está el pastor haciendo la colecta

Y dijo, “Entiendo que estás levantando dinero para el Volvo que se le va a dar a alguien de su iglesia”

El pastor contestó, “Sí.”

Así que el Sacerdote le dio al pastor los doscientos cincuenta dólares que le pertenecían al Sacerdote joven que salió de la Iglesia Católica.

Pude ver que el pastor se ponía muy contento y preguntaba, “¿Por qué tanto?”

El Sacerdote joven respondió, “No es mi dinero, es dinero de mi amigo, el sacerdote que está entrando a la iglesia. Él fue quien dio el dinero.”

Y añadió, “Sabes, eso fue también todo su salario del mes.”

Así el pastor asociado tomó el dinero y en la siguiente escena que vi, estaba el pastor asociado con el pastor principal en la oficina de su iglesia. El pastor asociado abrió la maleta azul y le dijo al pastor principal que ya habían recogido todo el dinero para el carro.

Así el pastor Principal dijo, “ Esta es la mejor estafa que hemos hecho”

Y respondió el pastor asociado, “Sí, lo sé, hemos recogido treinta y tres mil dólares.” Y dijo, “ ¿Cuánto es mi parte?”

El pastor Principal respondió, “ Seis mil dólares.”

Mientras hablaban en el recinto con las cortinas cerradas y la luz prendida, el pastor asociado empieza a ver las luces palidecer hasta que ya casi no se veía y le dijo al pastor Principal, “¿Qué es lo que está sucediendo con las luces? Pues se está oscureciendo aquí. ¿Qué sucede con la energía?”

El pastor principal respondió, Debes estar equivocado, pues las luces están prendidas.”

Pero el pastor asociado podía ver que las luces estaban casi apagadas en la habitación y estaba desconcertado de que el pastor principal no lo pudiera ver. El pastor asociado percibió la Presencia de Dios en la habitación y que Él estaba observando todo lo que estaba pasando, escuchándolos dividir el botín del carro de seiscientos dólares.

La siguiente imagen que vi fue la iglesia del pastor, había algunas personas orando. Estaban pidiendo que recogieran suficiente dinero para poder regalar el carro. Podía ver a una mujer sentada al lado mío en la iglesia con lágrimas en sus ojos.

Lo siguiente que vi, fue al afortunado, que pagó seiscientos dólares por el carro. Pues se lo habían vendido, al final no se lo habían regalado.

Lo siguiente que vi fue al hombre de la estación que había dado el carro por seiscientos dólares. Lo podía ver examinando el escape del Volvo de apariencia limpia, y diciendo, “Lo siento, hombre, talvez sea solo un limón, el motor no está bueno. No se lo puedo arreglar.”

Pude ver el rostro del hombre que compró el carro con muestras de decepción en su cara mientras salía por la puerta disgustado con la iglesia y disgustado consigo mismo por dejarse engañar.

El dueño de la estación de gasolina murmuraba para sí mientras el hombre salía diciendo, “ingenuo” en voz baja.

Lo siguiente que vi fue la mujer que había visto antes en la iglesia llorando y rogando por la Presencia del Señor, orando de rodillas. Estaba sentado al lado de ella y detrás de otra dama. Entonces enfrente, vi una hoja de papel azul encima del espaldar del banco, que estaba directamente delante de mí. Por alguna razón estaba obligado a poner mis manos encima del papel azul. Mientras lo estaba haciendo, vi al pastor asociado mirándome.

Y cuando mis manos tocaron la hoja de papel azul, mi cuerpo empezó a temblar y a vibrar y un sonido extraño empezó a salir de mis labios. Mi cuerpo se levantó y empezó a moverse en círculos, agitándose con un increíble poder. Comencé a girar gritando y dando alaridos en una lengua extraña. El pastor asociado me miraba detalladamente. Me sentía extraño.

Lo siguiente que vi fue la habitación girar por los gritos y la furia de Dios de cómo, esta iglesia había encontrado un carro viejo y se lo había vendido a un miembro de la iglesia por seiscientos dólares, con un motor quemado. Y luego pedir donaciones para pagar por el carro y recoger treinta y tres mil dólares. Dándole $600.oo al dueño de la estación de gasolina por el Volvo y vendiéndolo por $600.oo a un miembro de la iglesia y los pastores guardándose el resto del dinero para ellos, lo cual fue realmente todo el dinero.

El Señor estaba total y absolutamente Furioso, y el pastor asociado sabía que era la furia de Dios. Pues recordaba y se daba cuenta que había sido el Señor que había bajado las luces en la oficina de la iglesia, que Dios estaba realmente allí escuchando sus planes. Entonces me levanté completamente conmocionado y asombrado por lo real y claro del sueño.

Vaya a la Próxima Profecía


El correo electrónico: Ray@prophecy.org

Para ayudar a financiar este ministerio Haga clic aquí.

O escribir a: Raymond Aguilera, PO Box 20517, El Sobrante, CA. 94820-0517, EE.UU..,

Para pedir los Libros de Profecía Clic en el Libro 

 Para ayudar a financiar este ministerio comprando una de estas pinturas haga clic aquí.

Trabajo de arte Youtube Video

 Para ver el trabajo de arte de Raymond Aguilera  Clic aquí

Registro de propiedad literaria de 1989-2013, Raymond Aguilera.

© 1989-2013, Raymond Aguilera, Prophecy.org (sm) All Rights Reserved

 


 

 

Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech