Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech

0252. Profecía – Las cosas van a cambiar muy rápidamente. Hear Me Mundial.

 

252. Profecía y Visión dadas a Raymond Aguilera el 15 de Diciembre de 1992 a las 8:46 AM. En Español.

Tengo la visión de una copa de Champaña con el diseño antiguo

 

 

Profecía:

Entonces dijo el Señor: “Semilla, ¿Qué estás tratando de decirme? Te escucharé con Mis Oídos, con Mi Corazón, con todo lo que es del Cielo. Escucharé tus plegarias. Escucharé tus lágrimas. El día llegará en que todo lo que conoces, todo lo que tocas va a cambiar. Pues lo que es inmundo no es Mío, solo lo que es Limpio y las cosas de este mundo son inmundas… no son limpias. Te lo digo con lágrimas por lo que va a pasar y está muy cerca. Sé lo que tienes en el corazón. Sé lo que tienes en su mente, pero quiero que te apures y pongas en el computador todo lo que te digo en la manera en que te lo digo.”

Pues hijo Mío, las cosas van a cambiar y van a cambiar muy rápido y quiero que los Santos, Mis Semillas, Mis Ovejas escuchen la Palabra de Dios. Me gusta que estás ayunando, que estás orando. Me gusta que Me buscas, Me buscas con tu corazón, tu mente. Esa es la forma y las cosas de Dios, para ti, deja todo enfrente de la Cruz. Cae de rodillas y ora y ora y ora y ayuna y ayuna. Y ora con las lágrimas de tu espíritu. Esa es la Manera de Dios. Esa es la manera de Mis Santos, Mis Semillas y Mis Ovejas.

Todo lo que te dije que te iba a dar, te lo voy a dar y más y más. Pues Me amas con tu corazón. Pues haces lo que te digo. Lloras, lloras y lloras pero lo haces, con las lágrimas del Cielo, con las lágrimas de Mi Hijo  y el Espíritu Santo y tu Padre. Haces lo que te digo. Sé que no conoces las cosas del Cielo, pero las Ovejas, las Semillas que hacen lo que les digo, con la Fe del Cielo, con la Fe del Padre, Hijo y Espíritu Santo, los protegeré con los Ángeles. Los protegeré con el Espíritu Santo. Los protegeré con Mi Hijo. Los protegeré, pues soy el Padre y protejo lo que es Mío.

 No te preocupes por los pasos que das, pues los pasos son Míos, los pasos del Cielo, escribe todo lo que te estoy diciendo, con todo tu corazón. Pues Mi Palabra es la Palabra del Cielo, es la Palabra de tu Dios y nadie puede detener la Palabra de Dios. Cómete todo lo que te da miedo. Pues tu Dios del Cielo, del Mundo, de las Estrellas, con el Hijo y el Espíritu Santo están de tu lado. Él está caminando contigo, de la Mano.

No pierdas tu coraje pues sé lo que va a suceder antes de que ocurra. Eres muy fuerte, Raymundo. Sé que crees que no tienes fuerza pero leo tu corazón y el de tu amigo también. Quien ora por ti día y noche. Quien protege tu cuerpo pues él Ama al Dios del Cielo. Te estoy observando a ti y lo estoy observando a él también. Pues los dos tienen el corazón de Dios y los dos lloran con lágrimas. Pues los dos no saben las cosas que quieren saber y el demonio está furioso con los dos. Pues ambos tienen la audacia de orarle a su Dios del Cielo con el Padre, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Está disgustado pero no se preocupen pues estoy con ustedes dos.

Mis Hijos, Mis Hijas, ¡Escúchenme! ¡Escúchenme! Escúchenme, todo el Mundo. ¡Escúchenme! ¡Éste es su Padre! El Padre que hizo todo, todo lo que tocan, todo lo que ven, todo lo que quieren. Él lo hizo todo con la Palabra.

¡Escúchenme! ¡Escúchenme! ¡Escúchenme! ¡Abran sus oídos! ¡Abran sus ojos! Pues todo en el mundo, todo lo que ven, todo lo que tocan va a cambiar. Va a cambiar rápidamente. Pues el demonio está suelto como un perro que tiene hambre. Él va a quererse comer las Ovejas de Mi Hijo. El Cuerpo de Mi Hijo. Pues todo lo del perro es sucio. Y todo lo de Mi Hijo es Limpio. Quero que se unan, quiero que dejen de pelear. No quiero que peleen en las iglesias. Pues todo lo que tienen las iglesias es la palabra del hombre y no tienen La Palabra de Dios. Quiero que cambien su manera de pensar. Quiero que busquen a Mi Hijo con el corazón, con la mente, con todo lo que tienen. Pues el demonio está suelto y está viniendo con el hambre, con los dientes, con la lengua húmeda por la sangre de las Ovejas, de las Semillas.

¡Les estoy diciendo la verdad! Pues Mi Profeta Raymundo, es Mi Palabra. Les estoy diciendo la verdad. Lo estoy diciendo con lágrimas en los ojos, pues si no escuchan Mi Palabra, van a sufrir. Les estoy diciendo la verdad. Pues su Dios del Cielo, del Mundo, con el Hijo y el Espíritu Santo no miente.

¡Escúchenme! ¡Escúchenme! ¡Escúchenme! Éste es su Padre, quien lo hizo todo, con el Hijo y el Espíritu Santo. ¡Abran sus ojos! ¡Abran sus oídos! ¡Lean la Biblia! Busquen a sus hermanos y hermanas. A los que no tienen nada, los que tienen hambre, los que necesitan la Palabra de Dios y arrepiéntanse, arrepiéntanse de sus pecados. Los escucharé con Mis Oídos. Pues Mis Ojos lo ven todo.

Háganme un favor, las iglesias del mundo deben dejar de pelear. ¡En este Minuto! Pues el pelear no es de Dios. Pelear es del demonio, si tienen algo porqué pelear en su corazón hacia su hermano en otra iglesia, no son Míos.Son del demonio y no los voy a llevar, los voy a dejar y los voy a entregar al demonio. Pues lo que está peleando no es de Dios. Si no les gusta una iglesia porque les hicieron daño porque la palabra que están diciendo no es su palabra y hay lucha. Entonces ¡Ustedes no son Míos! Pues tienen a su Dios en una caja y ellos tienen a su Dios en una caja.

No tienen nada de Dios. No tienen nada del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Son del demonio y con Labios Limpios les estoy diciendo la verdad. “¡Ustedes no son Míos!” Pues leo su corazón. Y quiero que se arrepientan de las maneras del demonio. ¡Se lo estoy diciendo claramente y en forma precisa! Pues se los voy a dar al demonio si no se limpian la manera, la mentalidad de pelear.

Se lo estoy diciendo Pastores. Los que creen que lo saben todo. Todo lo que tienen en su mente, en sus labios es pelear por palabras, por las formas, pues usan el Nombre de Mi Hijo para pelear y pelear y pelear. Se lo estoy diciendo. Los voy a entregar al demonio. Y les voy a entregar el demonio a ustedes y me iré caminando en otra dirección.

Pues se lo estoy diciendo y diciendo y ponen sus manos sobre sus ojos y oídos. Y pelean y pelean y pelean por palabras por los puntos que creen saber, pero se lo digo en este mismo momento, no saben nada.

Con Mis Labios Limpios, con Mis Labios que dicen todo lo que apunta al Cielo, se van a enviar solitos con el demonio. Pues voy a voltear Mi Espalda. Pues lo que es pelea no es de Mi Hijo, no es del Espíritu Santo. No es Mío.

“Quiero que se corrijan la conducta. ¡En este Momento! ¡En este Minuto!” Pues los pastores del Cuerpo de Mi Hijo están haciendo las cosas a la manera del demonio. No lo están haciendo a la manera de Mi Hijo. Todo lo que saben es pelear. Miren a todas las iglesias que tienen, las palabras que tienen.

¡Qué pena! ¡Qué pena! ¡Qué pena! Y no digan que no se los dije. Miren en la Biblia y miren que lo que dije va a ocurrir. Pues su Dios no Miente, Y si les digo que los enviaré al Abismo por pelear con la familia del Cuerpo de Mi Hijo, los voy a enviar, “¡Esto es en serio!” ¡Lean Mis Labios! “Los voy a enviar al Abismo” Si no paran de pelear, con los Corderos, con las semillas. Pues lo veo todo. Veo su corazón. Veo su mente. Sé que están buscando el dinero. El dinero los va a llevar al Abismo. Todo lo que están haciendo con el dinero es comprando una casa en el Abismo. Los enviaré allí con el demonio, pues no están buscando a Mis Ovejas, a Mis semillas. Solo se llenan sus estómagos con el dinero del demonio. Se lo estoy diciendo de forma clara y precisa.

Éste es su Dios, con el Hijo y el Espíritu Santo. ¡Lean Mis Labios! ¡Lean Mis Labios! ¡Lean Mis Labios! Lean la Biblia. Lean la Biblia en la parte que dije y las cosas sucederán, tal como las dije. En este día, en este minuto, les estoy diciendo ¡lo que les va a pasar!. No les estoy hablando a sus hermanos ni a sus hermanas. ¡En este minuto les estoy hablando a ustedes! ¿Me escuchan Pastores? Estas Palabras son para ustedes. No me importa si les gusta o no. Este punto es para ustedes. ¡Quiero que paren la pelea en este momento! O los voy a dejar con el demonio y Él los llevará al Abismo. Voy a llorar y voy a llorar pues los he perdido, pero en este momento con Mis Labios Limpios les estoy diciendo la verdad. ¿Me escuchan? ¿Tienen sus oídos y sus ojos abiertos? Sé… pues leo en su corazón en este momento. Sé … lo que tienen en su corazón, en su mente. Sé… que algunos están asustados, otros están enojados, pero no me interesa si están enojados o asustados.

Pues lo que dice Mi Palabra va a suceder. Les estoy leyendo el corazón en este mismo momento. Pues lo leo todo y en este momento lo saben en su corazón, pues lo estoy colocando “ ustedes lo saben.” Que los voy a enviar al Abismo. Esta palabra es para ustedes, Pastores. Oren y Oren, si oran correctamente, les diré. Les diré con Mis Labios que los enviaré al Abismo. Pues Yo no Miento. Si no se arrepienten de sus caminos en este momento, con la Fuerza del Espíritu Santo, les voy a mostrar el camino de Dios. Pues soy el Dios de todo con Mi Hijo y el Espíritu Santo. Los voy a asustar. Los voy a enviar al Abismo. Por sus peleas, por su dinero, por sus maneras, pues son las maneras del demonio.

¿Me escuchan? Con lágrimas, con lágrimas, se lo estoy diciendo. ¡Pues los amo con todo Mi Corazón! Pero la Palabra es Mía, no de ustedes. Soy Dios, ustedes no y Yo digo lo que va a pasar. ¿Me escuchan? Soy Dios y ustedes no son nada. Son algo del demonio. Recuerden lo que les he dicho, lo que están leyendo con Mi Profeta, Raymundo. Pues sé que se van a poner furiosos, pero no Me importa.

Pues protejo a lo que es Mío y si quieren hacer algo, mi Mano es pesada y Mi Mano sabe donde están. Pues no pueden esconderse, ni aun el demonio puede protegerlos, si Mi Mano los golpea. ¿Me escuchan? Éste es su Dios del Cielo, del Mundo con el Hijo y el Espíritu Santo. Les estoy diciendo la verdad. Pues aquí llega el fin y tienen las maneras del demonio y Mis Ovejas necesitan escuchar la Palabra de Dios. Pero Recuerden, que los Amo con Mi Amor, con el Amor del Cielo. Eso es todo lo que les voy a decir por ahora.

 

Vaya a la Próxima Profecía


El correo electrónico: Ray@prophecy.org

Para ayudar a financiar este ministerio Haga clic aquí.

O escribir a: Raymond Aguilera, PO Box 20517, El Sobrante, CA. 94820-0517, EE.UU..,

Para pedir los Libros de Profecía Clic en el Libro 

 Para ayudar a financiar este ministerio comprando una de estas pinturas haga clic aquí.

Trabajo de arte Youtube Video

 Para ver el trabajo de arte de Raymond Aguilera  Clic aquí

Registro de propiedad literaria de 1989-2013, Raymond Aguilera.

© 1989-2013, Raymond Aguilera, Prophecy.org (sm) All Rights Reserved

 


 

  

Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech