Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech

0033. Profecia – Vayan a la habitación, vayan a la habitación y oren.

 

   

 


 

33. Profecía dada a Raymond Aguilera el 21 Enero 91 en lenguas e Inglés.

 

En el Cielo, en el Cielo, en el Cielo, Mi Hijo, Mi Hijo, Mi Hijo en el Cielo. Él lo sabe todo. Él conoce todo, pero Mis Hijos, Mis Hijos escúchenme. Escúchenme. Éste es su Padre, Éste es su Padre. Ahora Me dirijo a ustedes, les hablo directamente, les hablo como un Padre. Ahora escuchen. Ahora escuchen.

 

Cuando oren, cuando oren Mis Hijos, oren, vayan al cuarto, vayan al armario, cierren la puerta, cierren las cortinas, cierren las ventanas. Apaguen esa televisión, apaguen ese radio. Ahora, escúchenme. Oren, órenme, órenme con toda el alma y el corazón.

 

Escucharé. Escucharé. Porque hay tantas distracciones en este mundo que se desintonizan, ¡hombre! Se desconcentran. Escúchenme Mis Hijos.   Cuando oran, oren desde el corazón y no con la razón. Oren desde el corazón, el corazón de su alma.

 

Éste es su Padre. Éste es su Padre Jehová. Éste es su Padre Jehová. Éste es su Padre Jehová. Escuchen Mis Hijos. Si solo supieran. Si comprendieran cuanto amor les tengo. Los amo más, los amo más de lo que alguna vez pudieran amar a alguien. Más de lo que podrían amar a su esposa. Mas de lo que podrían amar … a sus hijos. Más de lo que podrían amar su casa, ese carro, ese bote, más de lo que podrían amar ese dinero. Más de lo que podrían amar cualquier cosa. Y todo eso no se compara en lo más mínimo con cuánto los amo. Cuánto los amo, con Mi Hijo Jesucristo y el Espíritu Santo. 

 

Escúchenme, Mis Hijos. Escúchenme, Mis Hijos. Llegará la hora, llegará la hora en que se asustarán. Se asustaran realmente, pero Yo estaré allí. Estaré justo allí con ustedes. Órenle a Jesús, pídanle a Jesús. Él es el Rey. Él es el Rey. Él es el Rey del mundo. Él es mi Hijo. Él es Mi… Hijo.

 

Escúchenme, escúchenme, vayan a su cuarto, cierren la puerta, cierren las cortinas. Saquen la Biblia o cierren la Biblia. No importa, pero siéntense ahí y órenme, pídanme, pero órenme con todo el alma y corazón. Luego pueden abrir la Biblia, pueden abrir la Biblia y leer. No importa el orden en que lo hagan.

 

Pero escuchen. Escuchen. Los oiré con el Amor de Mi Corazón. Con el Amor de Mi Corazón. Hombre, si solo pudieran comprender que mi Hijo está ahí, Mi Hijo está ahí. Él está luchando. Está peleando la guerra. Está combatiendo los demonios. Está combatiendo a Satanás.

 

Pero escúchenme, Escúchenme. Abran sus oídos. La primera batalla, la Primera Guerra ya empezó. Diciembre 2, Diciembre 2 de 1990. Diciembre 2, Diciembre 2 de 1990. Implanten eso en su cerebro. Implántenlo en tu cerebro de la forma que quieran. Tatúenlo en sus párpados. No me importa como lo hagan. Ese fue el principio, ese fue el principio de la Primera Guerra.

 

La Primera guerra, escuchen, escuchen. Inicié también la Segunda guerra. La Segunda guerra esta en camino. Está en camino. Llegará en mil más muchos años, en mil más muchos años. No puedo decirles el momento exacto, No quiero decirles el momento exacto pues así se sentirían cómodos. Así esperarían las cosas, esperarían las cosas y se volverían perezosos. No les diré el día y la hora, pero está en camino, está en camino. La envié, la envié y viene en camino, viene en camino, Hay un pedazo de estrella en camino. Hay un trozo de estrella en camino, Mis Hijos. Sí, se van a asustar, se van a asustar, van a tener miedo.

 

Escúchenme Mis Hijos. Vayan a la habitación, vayan a la habitación y oren. Oren solos. Oren solos. Oren solos hasta que su corazón este completamente vacío de orar, porque este es el tipo de oración que van a necesitar. Esa es la clase de oración que van a necesitar para encontrar la paz en su corazón o cuando lleguen aquellos días. Pues cuando vengan aquellos días, eso será la única salvación que tendrán.

 

Al terminar traigan a su madre, hermano, hermanas. Traigan toda la familia y a sus hijos e hijas y vayan a aquella pieza, cierren la puerta, y oren con todo sus corazones. Oren con todo el corazón, Mis Hijos, porque es la única forma. Es la única forma en que hallaran paz, en esos tiempos difíciles. Y digo, tiempos realmente difíciles para la tierra. La tierra que piensan que conocen va a hacer cosas muy extrañas pero todo está organizado de acuerdo a Mi Plan, a Mi Plan, a Mi Plan que dije a sus padres hace muchos años, hace muchos, muchos años.

 

Ahora escúchenme, escúchenme, pongan atención, escuchen. ¡Pongan atención Mis Hijos! Éste es su Padre. Éste es su Padre. Yo soy, Yo soy, Yo soy, Yo soy Jehová, Yahvé … Yahvé, Yahvé con el Hijo y el Espíritu Santo. No puedo hacerlo más claro que esto.

 

Escúchenme, Escúchenme, Escúchenme. ¿Cuantas veces tengo que decirlo? Quédense  sosegados y tranquilos y escuchen lo que les estoy contando ahora, pues cuando suceda, será ya muy tarde. Y todo lo que tienen es a la Biblia, a Mí, Jesús y al Espíritu Santo. Traigan a sus familias cuando terminen de orar por sí mismos. Junten a su familia en el cuarto y enciendan una vela, enciendan una vela. Una, que representan a tu Padre, el Hijo  y al Espíritu Santo. Pongan la vela donde quieran. Esa es una señal para recordar. Esa es una señal para recordarque estoy en camino a recoger a Mis Hijos, a Mis Corderos, a Mis Ovejas, al Paraíso Conmigo.

 

Pero recuerden, recuerden las cosas violentas que le pasarán a este planeta. Los climas de este planeta van a cambiar. Las mareas de los océanos van a subir y bajar. Van a subir y bajar, no como están acostumbrados, irán más altas que las montañas y más bajas que los valles que tienen en la tierra. El océano va a levantarse y descender. Todo el hielo del Norte y del Sur se va a mover. No se moverá lentamente, en verdad ARRASARÁN.Aplastará continentes, aplastará continentes con tal fuerza que nunca creerían, que tales cosas pudieran suceder.

 

Abran sus ojos. Abran sus oídos. Invierno no será invierno. Verano no será verano. Otoño no será otoño. Desde todos los rincones de la tierra desde el Norte, desde el Sur, desde el Oriente, desde el Occidente todo será puesto al revés. Entonces sabrán que Yo soy su Dios. Entonces sabrán que Yo soy su Dios. Su Dios del Cielo y Tierra. De todo lo que es y será de Universo a Universo, de los Cielos, de los Cielos.

 

Escúchenme Hijos Míos. El tiempo se ha fijado. La Hora se ha establecido. No diré la Hora. No le diré la Hora a nadie. Pues Éste es su Dios. Éste es su Dios Jehová. Jehová lo sabe todo. Jehová lo sabe todo.

 

Pero escuchen, escuchen. Junten las familias, Junten las familias en unidad. Todos Mis Hijos traigan su hermano, su hermana, su hijo e hija, júntenlos. Oren. Oren con el corazón y junten el Cuerpo de Cristo, junten el Cuerpo de Cristo. Junten las iglesias. Junten las iglesias… Mis Hijos. Paren de pelear, paren de discutir sobre pequeñas palabras estúpidas y pequeñas líneas acerca de quien tiene la razón y quien no, pues nadie esta bien o mal sino Yo, su Padre Jehová, Él que soy, Él que soy.

 

¡Ahora pongan atención!  ¡Ahora! Pues el Cuerpo de Cristo es enorme. Hay más gente en el Cuerpo de Cristo de lo que pueden contar. Pero escúchenme. Esto es muy importante. Pueden estar en el Cuerpo de Cristo y todavía no serlo.

 

¿Porqué?. ¡Debido a su pecho! Van por ahí con el pecho levantado, pensando que son muy gloriosos, que son tan grandes. Pero les digo, el pecho los va a llevar al abismo. Ese gran pecho los llevará al Abismo. Ese orgullo, ese ego. Ese orgullo, ese ego. Ese orgullo, ese ego que ustedes Cristianos tienen. Creen que están más altos que el todopoderoso. Todo lo que va a hacer es conducirlos al Abismo.

 

Escuchen. Humíllense ustedes mismos. Humíllense ustedes mismos. Sean Humildes. Sean como Cristo. Cuando se les presente un problema piensen en que hubiera hecho Cristo en esa situación. ¿Qué haría Cristo en esta situación?. No sean jactanciosos. No sean jactanciosos. Ser bocones, ser bocones los llevará solo al abismo, al abismo, al abismo.

 

¡Escúchenme!, ¡Escúchenme!, no quiero que ninguno suba al gran escenario. Odio eso, Oh, no saben cuanto esto me molesta. Cuando se paran ahí y se jactan y se sientan y profetizan y no saben de qué diablos están hablando. Se sientan allí y quieren que la gente los oiga.

 

Y algunos de ustedes pastores, Oh Hombre, sí Me hacen enfadar. Oh Hombre, Me hacen enfadar tanto. ¡Tanto orgullo! ¡Tanta arroganciaMuchacho, Me hacen enfadar tanto. Me gustaría ir y abofetearlos ahí mismo. Pero sé que cuando venga su hora, Me encargaré de ustedes. Recuérdenlo. Cuando llegué su hora, Me encargaré de ustedes. Recuérdenlo. Cuando llegué su hora, Me encargaré de eso.

 

Y a ustedes Mis Cristianos. Los amo, Oh cuanto los amo. ¡Hombre! si solo pudieran entender cuanto los amo. Escuchen. No quiero perder ninguno de ustedes, ni uno solo, ni uno solo. Los amo tanto.

 

Oh, pero escuchen, humíllense. Pongan sus oídos a tierra. Pongan sus oídos a tierra. Escuchen, disciernan, juzguen, juzguen todos esos Profetas. Juzguen todos esos Profetas y realmente oren y oren  y oren. Y enviaré al Espíritu Santo y Él les dirá quién está diciendo la verdad y quién no. Pondré la chispa en su corazón y seguirán el correcto. Pero escuchen, escuchen.

 

Los que se paran y gritan y vociferan y les dicen que lo saben todo, ustedes podrán decir, pues le estoy diciendo al Espíritu Santo, ahora en este instante, que lo pongan en sus corazones, podrán decir la diferencia entre un buen pastor y un mal pastor pues esta época se está tornando muy apretada. Los tiempos se vuelven más apretados.

 

Y Satanás , el demonio, va a intentar de ahora en adelante lo mejor. Desde Diciembre 2. Desde Diciembre 2. Él intentará lo último, lo mejor para conseguirlos. Los va a presionar. Pondrá obstáculos. Lanzará sexo a la cara. Intentará romper la familia más que antes.

 

Escúchenme. EscúchenmeHáganse fuertes. Compenétrense con la Palabra, Mis Hijos, Compenétrense con laPalabra. Éste es su Padre. El Padre de todo… Escúchenme Mis Hijos, … Escúchenme Mis Hijos, los amo. Los amo. ¡Oh! Mis Hijos, si solo pudieran entender cuanto amor tengo por ustedes. Pero comprendo, entiendo el mal y la debilidad que hay en el mundo. ENTIENDO MÁS DE LO QUE PIENSAN.

 

Pero escuchen. Estoy ahí con ustedes. Estoy ahí con ustedes, y los protegeré de los lobos, Y los protegeré de chacales. Voy a protegerlos de los pastores malos. Los protegeré de los malos profetas, de los falsos profetas.

 

Sí, Mis Hijos, escúchenme. El Espíritu Santo  trabaja entre ustedes. Él está organizando todas las iglesias. Está lanzando Palabras, está lanzando pistas. Está cambiando las leyes. Esta cambiando la forma de pensar de la gente pues estoy juntando Mi Rebaño, los estoy juntando, porque el tiempo se acerca. El tiempo se acerca, porque se les va a lanzar de todo. Y digo, de todo. Hasta el sifón de la cocina. Hasta el sifón de la cocina. Luego más y luego más.

 

A algunos de ustedes serán asesinados . Algunos de ustedes serán asesinados por Mi Causa. Escúchenme. Escúchenme. Las cosas se van a poner rudas. Los tiempos se van a poner rudos. La han pasado fácil. La han pasado fácil porque conozco el futuro. Conozco el futuro.

 

Escúchenme Mis Hijos. Va a haber un tiempo, va a llegar un momento en que va a ser duro llamarse Cristiano. Va a ser duro llamarse Cristiano, pues no sabrán a quien dirigiese. No sabrán a quien dirigirse pues si la persona equivocada oye que es un Cristiano pueden ser asesinados. Pueden ser muertos. E intentarán proteger sus hijos. Se preocuparán por la suerte de sus hijos.

 

Pero escuchen, no se preocupen si pierden la vida. Pues si pierden la vida, irán al Cielo Conmigo. Si lo hacen en Mi Nombre, irán al Cielo. Voy a enviar algunos Profetas. Voy a enviar algunos Profetas. Estos Profetas les van a decir. Les van a decir la verdad y ustedes sabrán que están diciendo la verdad.

 

Sí, sí, sí. Sabrán. Su corazón va a saber. Bueno, Mis Hijos oren. Vayan al cuarto, cierren la puerta, pues el clima va a cambiar. Los climas van a cambiar. Algunos de ustedes perderán sus casas debido al clima, las tormentas. Los huracanes, los tornados, y cuanta cosa. Sucederá.

 

Pues lo que dije, lo que dije hace muchos años, cuando Adán y Eva escogieron abandonarme. Me dolió tanto. No saben cuanto Me dolió. Nunca comprenderán la pena, la angustia cuando vi lo que vi. Pero el momento está aquí, el momento está aquí, del cual les he estado hablando a través de la Biblia por cientos y cientos…por miles y miles de años.

 

Pero escuchen. Escuchen. Estoy con ustedes. Estoy ahí. Estoy ahí. Abandonen cualquier cosa pero no a su Padre que está en el Cielo. Abandonen cualquier cosa pero no a su Padre que está en el Cielo. Éste es su Padre. Él que soy. Él que soy. Nunca lo olviden. Nunca lo olviden. El Padre en el Cielo, no importa que pase, no importa que suceda, nunca olviden a su Padre pues a través de Jesús es su salvación. A través de Jesús es su salvación. A través de Jesús.

 

Busquen a Jesús. Jesús es su salvador. Él murió por ustedes. Él murió por ustedes. Él está luchando por ustedes en este momento. Él está luchando por ustedes en este momento. Y recuerden que la segunda venida está cerca también. Estoy enviando la estrella, estoy enviando el pedazo de estrella. Está en el firmamento. Está en el firmamento. Sí miran, sí realmente miran, sí realmente miran, lo verán. Lo verán muy pronto.

 

Lo verán muy pronto. Y esa es una señal. Esa es una señal de las cosas que dije que van a suceder. Van a pasar. Van a pasar. Van a haber muchas otras señales, Mis Hijos, muchas señales. Solo abran esos oídos y esos ojos. Miren al firmamento. Miren al firmamento. Observen el clima. Observen a sus hermanos … y hermanas.

 

Y observen a los que no van a venir Conmigo. Ellos les darán una señal también. Ellos les mostrarán que no hacer. Ellos les mostrarán que no hacer. Pues ya he asignado un lugar para ellos. Me duele aun decirloaun pensarlo, que voy a perder uno, que voy a perder uno.

 

Pero conozco el futuro. Pero conozco el futuro y sé lo que tiene que suceder, Mis Hijos, Mis Hijos. No sé de cuántas manera puedo decirles, o de cuantas formas mostrarles pero ya sé quién va a venir. Ya lo sé. Ya está escrito, los que van a venir. Algunos no han nacido. Algunos no han … nacido.

 

Pero escuchen, escuchen que cada palabra que les digo va a suceder. Cada Letra de cada Palabra que les digo, va a suceder. Nada en el Universo va a cambiar, lo que les digo hoy. No importa lo que el pastor les diga. No importa lo que los teólogos digan. ¡Ni una Palabra! Ni una sílaba de lo que les digo, va a pasar, que sepan que Éste es su Padre. Éste es su Padre del Cielo. Pues el hombre no puede cambiar lo que ya puse en movimiento. Pues el hombre no puede cambiar … lo que ya puse en movimiento.

 

Ellos pueden racionalizar todo lo que quieran. Pueden racionalizar todo lo que quieran pero lo único que encontraran es el abismo. Esa será su recompensa por ir en contra de su Padre. Pues su Padre les ha advertido. Les ha advertido a lo largo de los años, en la Biblia, a través de los Profetas y fueron ciegos y fueron sordos.

 

Así que lo único que puedo contarles, lo único que puedo decirles es que miren a Jesús. Miren a Jesucristo. Miren a Jesús de Nazaret. Miren a Jesús de Nazaret. Miren al Espíritu Santo y miren al Espíritu Santo entonces Mehallarán. Me hallarán. Me hallarán. Yo soy Jehová. Soy Jehová. Soy Jehová. Yo soy todo. Soy todo lo que era, es y será. Y nada nunca lo cambiará. Las palabras del hombre no lo cambiará. Recuérdenlo en su corazón… recuérdenlo en su corazón, Mis Hijos.

 

Y recuerden esto, recuerden que los amo, no importa lo que pase, no importa lo que pase, no importa lo que pase. No importa lo que pase. Nunca se olviden de su Padre del Cielo. Pues Yo los amo tanto, los amo tanto.

 

Recuerden estas Palabras. Lean Mis Labios. Lean Mis Labios. Los amo, los amo, los amo, los amo,  los amo, los amo, los amo, los amo, Yo… los amo, los amo, los amo, los amo, Soy Él que soy.

 

Éste es su Padre. Éste es su Padre. Éste es su Padre que está en el Cielo. Les digo que los amo, los… amo, los amo, los amo, los amo, los amo, los amo, soy, soy, soy, soy Jehová. soy Jehová, soy Jehová, los amo, los amo, los amo, los… amo, los amo, los amo.

 

Éste es Jehová, Éste es Jehová. Éste es Jehová. Éste es Jehová. Éste es Jehová.

                                                                            

Citas de Referencia.

1.      Mateo. Capítulos 22, 23, 24, 25.

2.      Efesios Cap. 6.

3.      Apocalipsis Cap. 22.

4.      Marco Cap. 7

5.      Libro de Santiago

6.      Libro 1 de Pedro.

7.      Libro de los Romanos.

8.      Lucas Cap. 21.

 

 

 Vaya a la Próxima Profecía


El correo electrónico: Ray@prophecy.org

Para ayudar a financiar este ministerio Haga clic aquí.

O escribir a: Raymond Aguilera, PO Box 20517, El Sobrante, CA. 94820-0517, EE.UU..,

Para pedir los Libros de Profecía Clic en el Libro 

 Para ayudar a financiar este ministerio comprando una de estas pinturas haga clic aquí.

Trabajo de arte Youtube Video

 Para ver el trabajo de arte de Raymond Aguilera  Clic aquí

Registro de propiedad literaria de 1989-2013, Raymond Aguilera.

© 1989-2013, Raymond Aguilera, Prophecy.org (sm) All Rights Reserved

 


 

Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech