Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech

0013. Profecia – ¿Leyeron la Biblia Hoy?

 

13. Profecía dada a Raymond Aguilera el 6 de Diciembre de 1990 en Español

 

¿Cómo están? ¿Cómo están?

¿Cómo les va Mis Hijos, Mis Hijas?

Mis Hijos y Mis Hijas, ¿Cómo están?

Éste es su Padre. Este es su Padre.

¡Oh! ¿Cómo les va? ¿Cómo está todo?

 

¡Ah! ¿Leyeron la Biblia?

¿Leyeron la Biblia Hoy?

Ah, ¿Por qué no? ¿Por qué no la leyeron hoy?

¡Oh! Tienen que leerla.

Tienen que leerla todos los días,

pues ahí está Mi Palabra. Mi Palabra Justa.

Oh, lean la Biblia. Lean la Biblia Mis Hijos.

Lean la Biblia Mis Hijos e Hijas.

 

Sí, Sí, Mis Hijos e Hijas, Estoy aquí.

Estoy aquí en el Cielo y dentro de su pecho

y dentro de su pecho.

Éste es el Padre. Éste es el Padre.

 

¡Escúchenme! Escúchenme

Mis Hijos e Hijas, el momento ha llegado.

Ha llegado Mis Hijos e Hijas.

 

¡Oh! Los amo tanto.

Los amo tanto con todo Mi Corazón.

Los amo con el Corazón.

Sí, sí, así como les he contado, así como les he contado

todo lo que ha pasado, todo lo que ha pasado.

 

¡Oh! En el Cielo Cristo está luchando contra el demonio.

Sí, en este mismo minuto. En este minuto

con todos los Ángeles, con todos los Ángeles.

Él está luchando. Está luchando.

Hay millones, millones, millones de demonios,

pero ahí está Mi Hijo.

Mi Hijo va a vencer, va a vencer.

 

¡Escúchenme! ¡Escúchenme!

Prepárense. Prepárense

pues el momento ha llegado, el momento ha llegado.

Sí, sí, Mi Hijo e Hija.

 

Sí, los amo tanto.

Los amo tanto.

Los amo con todo Mi Corazón,

con todo Mi Corazón.

 

¡Escúchenme! ¡Escúchenme! ¡Escúchenme!

Mis Hijos, Mis Hijos, Mis Hijos.

 

¡Escúchenme! ¡Escúchenme!

¡Escúchenme! Escúchenme, Mis Hijos.

 

Oh, Oh, Oh, los amo tanto.

Los amo tanto.

Sí, los amo.

Los amo mucho.

Los amo mucho.

Los amo mucho.

Soy su Padre.

Soy su Padre.

Soy su Padre.

 

Soy su Padre.

 

Oh, sí, con lágrimas,

con lágrimas en Mis Ojos,

con lágrimas en Mis Ojos.

Por aquellos que voy a perder.

Porque los voy a perder.

Pues no Me escucharon.

No Me escucharon.

No Me vieron

y no Me vieron.

 

¡Qué pena! ¡Qué pena!

Estoy ahí. Estoy ahí enfrente de ustedes.

Sí, tóquenme. Tóquenme con sus manos,

con su corazón, con su mente.

 

Oh, Oh, Oh, ¡Tóquenme! ¡Tóquenme!

¡Sí! ¡Sí! ¡Sí!

Soy Puro amor.

Soy Puro amor.

Soy Puro amor.

 

¡Escúchenme! ¡Escúchenme!

¡Escúchenme! Escúchenme, Soy Puro amor,

Amor y Rectitud y Rectitud.

Oh, Oh, Oh, Ayúdenme. Ayúdenme. Ayúdenme.

 

Díganselo a todos sus hermanos y hermanas.

Díganselo, cuéntenle a todos sus hermanos y hermanas.

La Guerra ya empezó.

La Guerra ya empezó, la Guerra del Mundo

y la Guerra del Cielo

y Su Cristo

y su Cristo esta luchando.

Por lo que es de Él. Por lo que es Suyo.

 

Le di a Él todo lo que es Bueno, todo lo que es Bueno.

Sí, Él está luchando por ustedes.

Está luchando por ustedes.

Pues los ama. Los ama tanto.

Los ama mucho con todo Su Corazón.

No se detiene ni de día, ni de noche.

No se detiene con sus Ángeles,

todos los días y todas las noches.

 

Él está Luchando, Luchando, Luchando.

Pues hemos empezado a vencer.

Hemos empezado a vencer, todos los Santos,

todos los Santos del Mundo.

 

¡Oh, Oh, Escúchenme! ¡Escúchenme! ¡Escúchenme!

Cuéntenle a sus hijos, a sus hijas

y a sus hermanos y hermanas

y a sus padres y madres.

Pues el día a llegado. El día ha llegado.

 

¡Llámenme! ¡Llámenme! ¡Llámenme!

Llámenme pues estoy aquí.

Estoy aquí si quieren ver a sus hermanos

y hermanas en el Cielo.

Ah, tienen que contarles la verdad.

Tienen que contarles la verdad.

 

Pues la Fecha está empezando.

La Fecha de la Biblia, la Fecha de la Biblia.

¡Escúchenme! ¡Escúchenme!

Cuéntenle a su hermano y a su hermana.

Sí, no peleen.

No peleen pues los estoy observando.

No peleen, todos tienen que trabajar unidos.

 

Todos tienen que trabajar unidos.

Hay UN solo Cuerpo.

Pues hay Un solo Cuerpo de Cristo.

Solamente Un solo Cuerpo de Cristo en La Biblia de la Iglesia.

Hay Un solo Cuerpo.

 

Tienen,

tienen,

tienen que hacer las Paces.

Tienen que hacer las Paces

con sus hermanos y hermanas.

Tienen, tienen que tener Amor.

Tienen que tener Amor por todos,

por todos, los que están enfermos

los que están en prisión…

 

Oh Sí,

También tienen que Amar a los que han muerto.

Sí también tienen que amarlos.

Pues tal vez, hay una oportunidad,

que pueda que vayan, que puedan ir.

Que puedan salvarse.

 

¡Apúrense! Oren. Oren,

Oren con todo su corazón.

Oren con todo su corazón.

¡Ya!.

No se detengan. No dejen de Orar.

Observen la Biblia.

Observen la Biblia.

Todo lo que necesitan saber está allí.

Y les ayudará.

El Espíritu Santo, el Espíritu Santo les va a ayudar.

 

Lean para todos.

Lean para todos.

Ah y Oren, Oren todos los días.

Oren en la mañana.

Oren en la noche.

Oren en el día.

 

Ah de así me alegraré.

Éste es su Padre.

Éste es su Padre.

Oh Me da mucho Júbilo.

Cuando leen la Biblia.

Sí, sí, Éste es su Padre.

 

Lean la Biblia.

Lean la Biblia

pues ahí está todo lo que es

Recto, Recto, Recto.

Juntos, juntos, léanla juntos,

juntos, juntos, juntos.

 

Pues entre más, y más

más la lean, los podré escuchar.

Entre más lean, más los podré escuchar,

pero no peleen. No peleen.

 

¡Apúrense!, Apúrense!, Por favor,

por favor.

Lean, lean la Biblia.

No peleen. No peleen.

 

Ah, Ah, Cuidado, cuidado,

que el demonio está también ahí.

El demonio está ahí también

en las iglesias, en las iglesias.

Cuando están leyendo la Biblia.

También está ahí.

 

Él conoce la Biblia muy bien.

También conoce la Biblia muy Bien.

Se la sabe

de Pasta a Pasta,

de adelante a atrás

y de atrás a adelante,

de adelante a atrás

y de atrás a adelante.

Él la conoce. Seguro que se la sabe.

Oh sí, es muy estudiado.

Es muy ilustrado.

 

Pero no conoce de Justicia.

No sabe lo que es Justo.

¡No! ¡No!

pero ustedes conocen de lo Justo.

Conocen de la Rectitud.

 

Apúrense, colóquense su abrigo.

Pónganse su abrigo de Dios.

Pónganse su abrigo de Dios.

Pónganse su abrigo de Dios.

Pues Dios es la manera

y la vida de todo lo que está,

está en la Luz, a la Luz

en el Cielo, en el Cielo.

 

¡Escúchenme!

Pónganse el Abrigo.

Pónganse el abrigo.

Colóquense la gorra de Dios.

Colóquense la gorra de Dios.

 

Ah, sí,

Ah, y el cuchillo

El cuchillo de Dios también, úsenlo Mis Hijos.

Úsenlo, para cortar al demonio.

Cortar al demonio.

Córtenlo en la cabeza.

Córtenle el cuerpo.

Córtenlo todo.

 

Ah, tienen que protegerse,

tienen que protegerse.

Oh sí, tienen que protegerse.

Pues ninguno va a ayudar.

Solo el Espíritu Santo, y Dios

y Yo su Padre

y el Cuerpo de la Biblia

y el Cuerpo de Dios

y el Cuerpo de la Iglesia

todos juntos, todos nosotros juntos,

vamos a ir al Cielo, al Cielo

con Mi Hijo y Conmigo y el Espíritu Santo.

 

Oh, vamos a estar jubilosos.

Vamos a estar muy felices, pues ganamos,

pues hemos ganado, pues hemos ganado.

 

¡Escúchenme! ¡Escúchenme!

Sí, Escúchenme, Mis Hijos y Mis Hijas.

Oh, son muy preciosos,

son muy preciosos para Mí.

 

Apúrense luchen, luchen contra el demonio.

No tengan miedo. No tengan miedo.

Han ganado.

Han triunfado.

Ya han ganado, así que no teman.

Ah, usen la sierra, usen el cuchillo.

Usen todo lo que quieran, pues han ganado.

Han triunfado. Han triunfado en la lucha.

 

Solo tienen que tener cuidado

pues el demonio quiere devorarlos.

Quiere devorarlos.

Quiere asustarlos.

Quiere atemorizarlos,

pero si se quieren salvar,

si se quieren salvar,

lean la Biblia.

Lean la Biblia.

 

Sí, la Palabra de Dios.

Y la Palabra de Dios los salvará.

Los va a salvar.

Ah, Sí, la Palabra, la Palabra de las Palabras,

la Palabra de las Palabras de las Palabras.

Sí, es Mi Palabra, mi Palabra,

pues lo soy todo.

Soy todo lo Recto,

todo lo Bueno, todo lo Bueno.

 

¡Ah, sí, Escúchenme! ¡Escúchenme!

Ah, este es el Padre de Jesús.

El Padre de Jesús.

¡Tienen que escucharme!

Pues no los puedo ayudar

si no se ayudan a sí mismos.

Tienen que ayudarse a sí mismos.

Tienen que ayudarse a sí mismos.

 

Oh, tienen que usar su mente

y el Espíritu Santo los ayudará.

Él los va a ayudar,

pero tienen que hacerlo ustedes mismos

con su mente y su corazón

y el Espíritu Santo vendrá a ustedes.

¡Escúchenme! ¡Escúchenme!

(Lenguas no comprensibles).

 

 

 Vaya a la Próxima Profecía


El correo electrónico: Ray@prophecy.org

Para ayudar a financiar este ministerio Haga clic aquí.

O escribir a: Raymond Aguilera, PO Box 20517, El Sobrante, CA. 94820-0517, EE.UU..,

Para pedir los Libros de Profecía Clic en el Libro 

 Para ayudar a financiar este ministerio comprando una de estas pinturas haga clic aquí.

Trabajo de arte Youtube Video

 Para ver el trabajo de arte de Raymond Aguilera  Clic aquí

Registro de propiedad literaria de 1989-2013, Raymond Aguilera.

© 1989-2013, Raymond Aguilera, Prophecy.org (sm) All Rights Reserved

 


 

Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech