Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech

0012. Profecia – Saben, había un hombre.

 

12. Profecía dada a Raymond Aguilera el 6 de Diciembre de 1990 en Inglés.

 

¿Cómo están? ¿Cómo están?

Oh Mi Bondad. Oh Mi Bondad.

¿A qué viene esta palabra? Oh sí señor.

¿A qué viene esta palabra, es increíble?

 Ah Sí señor. No sé. No sé.

Parece que me estoy hablando a Mí mismo.

Nadie parece estar escuchando.

 

Eso está bien. Eso está bien.

Pues aquellos que deban escuchar,

escucharán, y quienes no deban escuchar no lo harán.

 

¡Sí!, O bien, van Conmigo a la derecha,

o irán a la izquierda.

No importa. ¡No señor!.

Conozco a los Míos. Conozco a los Míos.

Los conozco a cada uno.

 

¡Por supuesto! ¡Por supuesto!

Ellos pertenecen a Mi Hijo.

Pertenecen a Mi Hijo,

Jesucristo de Nazaret,

Jesucristo de Nazaret,

Jesucristo de Nazaret.

Sí, se los di todos a Él.

Sí. Sí, se los di todos a Él.

 

¿No es hermoso?, ¿No es hermoso?

¿Qué haría un Padre por Su Hijo?  Sí, Sí, eso es lo que hice.

Escogí lo mejor. Solo lo mejor.

Van a ir con Mi Hijo,

muy pronto, muy pronto, muy pronto.

 

Esa es la forma como son los Padres

cuando Aman a sus Hijos.

Aman a su Hijos, y Mi Cristo, Mi Jesús.

Sí, Mi Propio, Propio Hijo.

Sí… ¿Cómo están? ¿Cómo están? ¿Cómo están?

Pues si están bien, ¿por qué no están escuchando? Oh…

 

Saben, había un hombre.

Era alto. Se paraba erecto.

Era un Guerrero. Era un poderoso Guerrero.

Un Hombre muy bueno en su tiempo.

¿Saben? En su tiempo, hace mucho, mucho tiempo.

 

Este hombre creía en Mí.

Él creía en Mí con todo su corazón

y toqué su corazón, y el tocó el Mío.

Y el poderoso Guerrero siguió

Mis Comandos, siguió Mis Ordenes.

 

El siempre estaba bajo ataque, siempre bajo ataque.

El enemigo le hizo cosas terribles,

cosas atroces.

Sí, le infringió heridas.

Asesino a su padre, madre, su esposa e hijos.

Y este poderoso guerrero nunca Me abandonó.

Nunca Me abandonó y entonces el demonio, este Satanás.

 

El Satanás del mundo le hizo muchas maldades,

muchas maldades. El Gritó de dolor.

Gritó en agonía y nadie lo escucharía.

No encontró paz sino Conmigo.

Yo era su Paz, pues Yo era su Padre,

Yo era su Padre, con Jesús y el Espíritu Santo.

No, No tenía a nadie sino dolor, sufrimiento y a Mí.

Nunca Me abandonó. Nunca Me abandonó.

 

No. Fue un poderoso Guerrero, un poderoso Guerrero.

Satanás…Satanás le hizo muchas atrocidades. Le hizo muchas atrocidades.

Pero no le permitiría que lo matará. ¡De ninguna forma!.

De ninguna forma, el Padre le permitiría  que lo matará.

Satanás quería hacerlo, lo deseaba tanto,

pero le dije, le ordené y le di el comando,

 

“¡Satanás, no le hagas daño! Lo lastimé,

pues te permití que lo lastimaras. Pero escúchame.

No lo matarás. No lo matarás.

Pues es un buen hombre.

Su corazón es puro, puro.”,

y Satanás dijo, “Déjame matarlo, déjame matarlo”.

Y dije, “Satanás, párate detrás de Mí.

Párate detrás de Mí, Satanás.

Pues este es Mi Guerrero. Este es Mi Guerrero.

Él ha resistido todas las atrocidades.

Ha resistido todas la atrocidades

por Mi Nombre, por Mi Nombre”.

 

Y a Mi Guerrero, después de los ataques, después de los ataques

le hice el bien.

Curé sus heridas. Curé sus heridas.

Luego Mi Guerrero fue feliz, todavía

recordaba, pero se reía.

Recordaba, pero se reía

por su Padre, por su Padre.

 

Pues confiaba en su Padre,

el Grande soy Yo, soy Yo, soy Yo, soy Yo, soy Yo.

Pues él confiaba en el Padre.

Confiaba en el Padre.

Todo salió bien,

pero aún el recordaba el pasado.

Aún recordaba el pasado.

Y lo recompensé. Lo recompensé

por Fidelidad. ¡Sí!

 

Él era un poderoso Guerrero,

un poderoso, poderoso Guerrero.

Me gustaría ver más Guerreros como él.

Oh, cómo sería el Cielo de Glorioso,

si tuviera más Guerreros como este.

En cambio, no hay nada aquí abajo en el Planeta,

sino gente orgullosa y débil. Gente orgullosa.

Que se anteponen a sí mismos antes que a Mí,

anteponen otros hombres antes que a Mí.

 

¡Oh!, ¡Oh, Cómo sería el Cielo,

si tuviera más gente como este Guerrero.

Este guerrero que está tan cerca de Mi Corazón.

Oh, Oh, Mi Jesús, Mi Jesús, Mi Jesús,

Te encontraré solo lo mejor. Solo lo mejor, solo lo mejor.

 

¡Oh! ¿Qué ha pasado?

¿Qué ha pasado con Mis Guerreros, Mis Guerreros?

¡Oh! ¡Oh! ¡Oh! El demonio es un demonio, el demonio.

Él ataca a Mis Guerreros desde atrás,

cuando no lo esperan.

Ataca por los lados.

Conspiran contra Mis Guerreros de a 500, 600, 8000,

aun hasta 6’000.000 contra un Guerrero,

pues tratan de ganarle.

 

Pero Mis Guerreros son fuertes, Mis Guerreros

son fuertes. Son fuertes.

Blanden la espada. Blanden el escudo.

Los tajan hasta matarlos, los tajan

y los envían al Abismo.

 

Tajan y blanden, tajan

y blanden en Mi Nombre,

y tajan y blanden,

tajan y blanden

y usan el escudo

y usan el escudo.

Usan el escudo.

Tienen ese casco.

Tienen ese casco.

Tienen su pechera.

 

Oh Sí, ¡Oh! Sí, Oh Sí,

y Satanás lo sabe, y el número no importa,

pues Mis Guerreros

son fuertes. Son fuertes.

Son agobiados. Son agobiados.

Tienen la Espada.

Tienen la Espada.

No vacilan en blandir.

Blandir la espada y tajar

y matan, tajan y matan.

 

¡Sí! ¡Sí! Ese es Mi Verdadero Guerrero.

Mi Verdadero Guerrero.

Quien se para firme en Mi Palabra.

Quien se para firme en la Palabra.

Escuchan mis Palabras.

Miran la Biblia. Miran la Biblia.

 

Todos ustedes débiles, débiles observen la Biblia.

Háganse fuertes, háganse fuertes.

Pónganse su armadura. Pónganse su armadura.

Es la única oportunidad que tienen.

Es el único chance que tienen

contra el maligno.

 

Pónganse Mi Armadura. Mi Armadura está Justo ahí.

Justo ahí en la Biblia.

Justo ahí en su alma.

Colóquense su Armadura todos los días.

Pónganse su Armadura todos los días.

Pues el maligno los atrapará.

El malvado los atrapará.

Sin la armadura, caerán. Caerán.

 

Les estoy advirtiendo.

Este es su Padre. Este es su Padre,

el Grande soy Yo, soy Yo, soy Yo, soy Yo, soy Yo.

Pónganse su Armadura.

Esto no es un juego.

No es juego.

Esto es a muerte.

Es a muerte.

Es a muerte.

Es una Guerra. Es una Guerra.

 

Pónganse la Armadura todos los días,

todos los días Mis Hijos.

 Escuchen Mis Palabras. Escuchen Mis Palabras.

El malvado, el malvado está al rededor,

sobre Ustedes, aun en la iglesia,

aun en los mayores de la iglesia. Sí, sí, aun los ancianos de la iglesia

son demonios, son demonios.

 

Estén alerta, estén alerta.

No escuchen todo lo que dicen.

Pues hablan por Satanás.

Hablan por Satanás.

Hablan con lengua mentirosa.

Hablan con lengua mentirosa.

Escuchen Mis Soldados, Escuchen Mis Soldados.

Mantengan la Armadura puesta. Mantengan la Armadura puesta.

Mantengan la pechera.

 

¡Sí! ¡Sí! ¡Sí! ¡Sí!

El casco de salvación está ahí

y todo lo que necesitan está en la Biblia.

En la Biblia, no se desvíen a la derecha,

no se desvíen a la izquierda.

 

Por favor, por favor, pónganse la Armadura, la Armadura.

Pues los falsos, los falsos,

los falsos maestros, los falsos están aquí, ahora.

Siempre han estado con ustedes.

Ellos los devoran.

Los devoran.

Máxime, máxime, cuídense

de los jerarcas de la Iglesia.

 

Cuídense, cuídense, cuídense, cuídense.

Hay muchos Buenos, muchos Buenos,

pero hay muchos malos.

Mi corazón Llora. Mi Corazón llora,

de cómo Satanás logró entrar en la iglesia.

Pues él quiere matar el Cuerpo desde el centro.

Quiere matar el Cuerpo desde el centro.

Quiere hacer pedazos Mis Ovejas.

Él intenta hacer pedazos Mis Ovejas.

 

Pero lo agarraré, lo agarraré a él y a todos sus seguidores.

Los agarrare a cada uno de ellos.

¡Así que arrepiéntanse! ¡Arrepiéntanse!.

Observen la Palabra.

Observen la Palabra.

Observen la Palabra.

El Santo, El Santo,

El Santo, Él Santo,

El Espíritu Santo.

El Espíritu Santo es su guía.

Es su guía.

 

Escúchenme. Escúchenme.

Él los protegerá. Los protegerá.

Escuchen la Palabra.

Escuchen la Palabra,

Escuchen la Palabra,

que les di hace

muchos, muchos años a sus padres

y a los padres de sus padres.

 

Pues el maligno está aquí.

El maligno esta aquí.

Está a su alrededor. Está en la iglesia.

Está en todas partes. No se pueden mover sin tocarlo,

pues con su Armadura, con su armadura,

no se pueden desviar a la derecha, ni a la izquierda

 

¡¡BLANDEEN ESA ESPADA!!

¡¡BLANDEEN ESA ESPADA!!

¡Rápido, duro y directo!

¡¡Blandeen la Espada!!

No importa a quien golpeen.

No importa a quien golpeen

pues estoy con ustedes, estoy con ustedes.

 

El Justo, el Justo, el Justo,

el Grande soy Yo, soy Yo, soy Yo

Estoy aquí, estoy aquí en la niebla,

Voy a mantener Mi Rebaño.

Voy a mantener Mi Rebaño.

 

No perderé Uno. No perderé uno.

Pues están en Mis Manos.

Están en Mis Manos,

pero escuchen Mi Palabra.

Escuchen Mi Palabra.

Colóquense la Armadura en su día a día.

Pónganse la Armadura en su día a día.

 

Cuidado. Cuidado. Cuidado.

No miren hacia sus pastores.

No miren hacia sus pastores.

Son malvados. Son malvados.

Miren a su Padre Primero.

Miren a su Padre Primero.

El Grande soy Yo, soy Yo, soy Yo.

 

Éste es su Padre.

Éste es su Padre, quien habla. Éste es su Padre, quien habla.

Hay muchos pastores con lengua mentirosa.

Tienen demasiado Orgullo, demasiado Ego.

 

Ellos buscan los lugares de Honor.

Están buscando los lugares de Honor.

Aman el dinero.

Aman el dinero.

Aman la posición.

Aman la posición.

Los condenaré.

Los condenaré.

Los condenaré.

Van a llevarse lo peor,

lo peor, lo peor.

 

Pues ellos desvían a Mi Gente.

Pues desvían a Mi Gente fuera del Sendero.

Desvían Mi Gente fuera del Sendero.

Aun seducen Mi Gente,

seducen Mis Mujeres

seducen Mis hombres

sexualmente, financieramente y espiritualmente.

 

¡Ay!, ¡ay!, ¡ay! Por ellos,

Ay! Por ellos,

pues Mi Ira.

Mi Ira no dejará a uno de ellos.

Los condenaré.

Los condenaré.

 

¡Ay! ¡Ay! Si se arrepienten, si se arrepienten,

 y confiesan sus pecados, confiesan sus pecados,

los salvaré. Los salvaré.

Pues soy el único camino.

Soy el único camino de lo Justo,

pues aquellos que cierran sus oídos,

Aquellos que cierran sus oídos,

Mi ira caerá sobre ellos

hacia el abismo, hacia el Abismo, hacia el Abismo.

 

Escuchen Mis Palabras

Mis Santos, Mis Ángeles, Mi Gente.

Escuchen Mis Palabras.

Escuchen Mis Palabras.

Soy la Verdad.

Soy la Verdad.

Pues el día está aquí.

El día del juicio esta aquí.

El día del juicio está aquí.

 

Escúchenme SOLO a Mí.

No escuchen a cualquiera

sino a su Padre,

su Padre,

su Jesucristo.

Su Jesucristo

y su Espíritu Santo,

y su Espíritu Santo,

pues sin ellos ustedes no son nada,

no tienen nada sino el Abismo, sino el abismo,

y el Abismo es grande, ancho y profundo, muy profundo.

 

Oh Mis Hijos,

Mis Hijos ayuden al Cuerpo de Cristo.

Ayuden al Cuerpo de Cristo a crecer.

No peleen entre ustedes.

No peleen entre ustedes.

Ámense mutuamente.

Amen a su enemigo.

Amen a su enemigo.

 

Mis Hijos el Cuerpo de Cristo es Grande,

es Grande, pero comparado con el mal

es pequeño. Es pequeño.

No se asusten cuando digo que es pequeño,

pues pequeño para ustedes no es lo mismo.

Hay muchos, muchos que se van a salvar,

que ni siquiera saben de Jesucristo hoy.

 

Hay muchos, muchos, muchos miles

y millones, y millones

y millones sobre millones

de almas allá fuera, que se van a salvar.

Y todavía ni conocen a Jesucristo.

Algunos aun no han nacido.

Algunos no han nacido.

Escuchen Mis Palabras.

Escuchen Mis Palabras.

Permanezcan en el Sendero de lo Justo.

Permanezcan en el Sendero de lo Justo.

 

Pues la Guerra ha empezado.

La guerra ha llegado, ha llegado,

Domingo 2 de Diciembre de 1990.

Recuerden la fecha

Recuerden la fecha pues este

es el Día, en que todo empezó, todo empezó

 

Cuando tomé. Tomé la puerta,

tomé la Puerta del infierno de Satanás.

Tomé la Puerta.

Todas las nueve puertas y las cerré.

Las cerré.

 

Ahora Satanás está en el aire.

Ahora Satanás está en el aire.

Pues no tiene lugar donde descansar su cabeza.

No tiene lugar para descansar su cabeza.

Pues su poder le fue rapado.

¡Ah!, ¡Ah! Todo en un día. Todo en un día.

 

Pues este Día es un día de Fiesta.

Un día de Festividad, un Día de Fiesta.

Un día Festivo.

¡Ah! Escuchen Mis Palabras.

Colóquense la Armadura.

Pónganse la Armadura.

Mis Amores, Mis Amores, Mis Corderos,

Mis Corderos, Mis Ovejas, Mis Ovejas,

Pónganse la Armadura.

Colóquense la Armadura.

Pónganse la Armadura.

 

¡Ah! Soy el Padre.

Soy el Padre.

Soy el Padre.

Escuchen Mis Palabras. Escuchen Mis Palabras,

SOLO Mis Palabras.

Abran loa oídos. Abran los oídos.

ESCUCHENLO SOLO AL PADRE, a nadie más,

sino al Padre, permítanle ser su guía.

Permítanle ser su guía.

 

No los defraudaré. No los defraudaré.

Pues el hombre es inicuo. El hombre es falso.

El hombre, el hombre está en el camino del Abismo.

El hombre está en el camino del Abismo.

Escúchenme. Escúchenme

Abran sus ojos. Abran sus oídos.

El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo es el camino.

 

No peleen entre ustedes mismos.

No peleen entre ustedes mismos.

Las iglesias deben congregarse en unidad.

Las iglesias deben congregarse en unidad, en unidad,

porque están rodeadas.

 

Están rodeados, por arriba y por abajo,

a la derecha y a la izquierda,

al norte y al oeste, al este y al sur.

El enemigo está en todo  el rededor.

Deben mantenerse juntos.

Deben mantenerse juntos.

 

Ésta es la Palabra de su Padre.

Ésta es la Palabra de su Padre.

Pues las cosas, pues las cosas se van a poner peor.

No se van a mejorar.

Se van a empeorar.

Así que pónganse la Armadura hoy.

Duerman todos los días con la Armadura.

Duerman con la armadura.

 

Lean la Palabra.

Lean la Palabra.

Yo soy El que soy, …Yo soy

el que soy, soy el que soy, el que soy,

Yo soy, soy, soy el que soy, soy, soy.

Escuchen Mis Palabras.

Yo soy el que soy, Yo soy, soy, soy, soy,

 ¡Ah! , Yo soy, Yo soy el que soy.

 

Pónganse la Armadura.

Pónganse la Armadura,

Mis Hijos, Mis Corderos, Mis Ovejas.

¡Oh! Los amo tanto.

Los amo tanto.

Los amo tanto.

No perderé ni uno de ustedes.

No perderé ni uno de ustedes.

 

Solo arrepiéntanse. Arrepiéntanse,

confiesen sus pecados. Confiesen sus pecados.

Les perdonaré lo que sea, lo que sea.

¡No les dé vergüenza!

¡No les dé vergüenza!

¡No les dé vergüenza!

 

Perdonaré lo que sea. Lo que sea.

No importa,

pues cuando abren su corazón al Padre,

cuando le abren su corazón al Padre

Él tiene todo el Amor del Mundo.

Él perdonará lo que sea.

 

Los quiero en el Cielo Conmigo.

Los quiero.

Los quiero.

Los quiero en el Cielo.

¡Oh! ¡Oh! Gentes, por favor abran sus corazones,

confiesen, confiesen, confiesen.

Oh, La Armadura, la Armadura, la Armadura.

 

Éste es su Padre.

El que soy, soy, soy, soy

El que soy, soy, soy.

Los amo. Los amo con todo Mi Corazón.

Mi hijo los ama con todo Su Corazón,

Jesucristo de Nazaret,

Jesucristo de Nazaret,

Jesucristo de Nazaret,

el Espíritu Santo,

el Espíritu Santo,

el Espíritu Santo

(Lenguas no comprensibles…?).

 

Una Canción en Español

 

El Amor, el Amor,

Oh Mi Amor, Oh Mi Amor,

sí, Mi Amor, Mi Amor Oh Mi Amor.

Ah, Ah Mi Amor.

¿Cómo estás, Mi Amor?

¿Cómo estás, Mi Amor,

Mi Precioso, Mi Precioso?

Oh Mi Amor. Mi amor, Mi Precioso,

Oh, Ah Yo, Yo Mi Precioso.

¿Cómo estás? ¿Cómo estás? ¿Cómo estás?

Oh Síi, ah El Amor, el Amor, Amor.

¡Oh síi!, Ah Oh Mi Amor.

Mi Amor. ¿Cómo estás?

(Lenguas no comprensibles…?)

 

 

 

 Vaya a la Próxima Profecía


El correo electrónico: Ray@prophecy.org

Para ayudar a financiar este ministerio Haga clic aquí.

O escribir a: Raymond Aguilera, PO Box 20517, El Sobrante, CA. 94820-0517, EE.UU..,

Para pedir los Libros de Profecía Clic en el Libro 

 Para ayudar a financiar este ministerio comprando una de estas pinturas haga clic aquí.

Trabajo de arte Youtube Video

 Para ver el trabajo de arte de Raymond Aguilera  Clic aquí

Registro de propiedad literaria de 1989-2013, Raymond Aguilera.

© 1989-2013, Raymond Aguilera, Prophecy.org (sm) All Rights Reserved

 


 

Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech