Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech

0008. Prophecy – Repent and be saved for disasters will hit the Planet Earth.

 

8. Profecía dada a Raymond Aguilera el 3 de Diciembre de 1990 en Lenguas, Español.

 

Sí, ¿Cómo están?

Sí, ¿Cómo están?

Los quiero mucho, con todo Mi Corazón.

Mi Amor, Mi Amor, Mi Amor.

Los Amo mucho.

 

A todas las personas del Mundo.

Son como Mi Corazón, son como Mi Corazón.

El Corazón del Mundo.

Oh! Qué Bonito, Qué Hermoso,

Los Amo, Los Amo tanto.

 

Oh! Mi Gente Hermosa,

Mi gente Hermosa

con la sangre roja de Jesús,

con la sangre roja de Jesús.

Mi Hijo, Mi Único Hijo,

Lo Amo tanto.

Lo Amo tanto.

 

El momento está aquí, el momento está aquí.

Aquí viene el mundo.

El mundo se va a acabar.

El diablo,

el diablo no va a ser,

el diablo no va a ser pues

el tiempo del diablo,

el tiempo del demonio se acabó.

 

Y Yo, el Dios de todo el mundo,

del Cielo, de todo lo que fue, es y será,

les dice que el momento ha llegado.

Ha empezado.

 

La Corneta,

la Corneta del Cielo,

el Corneta del Cielo, sonó ayer,

en todos los lugares de la tierra, los nueve lugares.

 

Son míos. Son míos nuevamente.

Y el diablo ya no tiene un lugar para reposar su cabeza.

Ahora es el demonio del firmamento, pues

Yo tomé el suelo,

que le di hace muchos años.

Le quité su piso.

 

Pues el mundo, el mundo se va a acabar.

Y quiero que Mis Hijos e Hijas

Los Hijos e Hijas que tengan ojos para ver,

Y aquellos que tienen oídos para oír.

 

¡Escuchen Mis Palabras!.

El tiempo ha empezado. Ha empezado.

Gente del Mundo,

abran sus ojos, sus oídos.

Tienen que escuchar las Palabras

que los Santos les van a decir.

Les van a decir la verdad,

y la verdad saldrá adelante.

 

Pues el demonio del firmamento, no puede parar la conversación.

La Palabra no se puede parar, pues

el Día que dije hace muchos años, ya está aquí.

Se completó ayer.

Domingo, Ayer Diciembre 2. Ayer.

 

Escuchen Mis Palabras Mis Hijos,

Escuchen Mi Palabra, Mis Hijos.

Escuchen Mi Palabra Mis Hijos, pues

el momento ya está aquí,

pero la Verdad, la Verdad Mis Hijos 

no puede detenerse. 

El demonio no puede parar la Palabra de la Verdad,

pues soy la Verdad.

Hice la Verdad.

 

El demonio los devorará.

El demonio los devorará.

Y si no escuchan Mis Palabras, 

van a vivir con el demonio,

por todos los Días que son, 

por todos los Días que hay en el Cielo,

pues solo tienen una oportunidad.

 

¡Escuchen! ¡Escuchen!

Mis Hijos e Hijas, Escuchen.

Escuchen Mis Hijos y Mis Hijas, 

el momento ha llegado.

Escuchen la Palabra Justa.

La charla, la Palabra, la Palabra Justa.

 

Porque los Amo tanto con todo Mi Corazón.

Los Amo con todo Mi Corazón.

 

Quiero que todos Me Escuchen, pues 

Soy su Dios, 

Soy su Dios, 

Soy su Dios, 

 

Soy el Padre, 

el Padre de todo 

de todo lo que era, era, era, 

y es y es 

y sabrán 

que seré por siempre, 

aquí, aquí, aquí. 

 

Siempre 

con Mi Hijo Jesús, 

con Mi Hijo Jesús y 

con el Espíritu Santo. 

Con el Espíritu Santo, 

Él les va a mostrar

Él les va a enseñar

todo lo que necesitan saber. 

 

Abran sus ojos, 

abran sus ojos y oídos, 

pues va a haber muchas

señales en el firmamento, 

en el mundo, en su cabeza, en su mente.

 

Van a haber muchas señales, 

y van a saber 

que soy su Padre. 

Su Padre les está diciendo la Verdad pues 

todo lo que es Justo es Verdad y soy la Verdad

 

Pongan sus oídos en el suelo, 

pongan sus oídos a tierra

y escuchen al Espíritu Santo, 

pues los Pies del Espíritu Santo 

van a hacer un sonido, 

un sonido que todo el Mundo va a escuchar.

 

Pues va a haber Guerra en el firmamento, en el firmamento.

Miren al firmamento, va a haber una Guerra.

El demonio, el demonio está asustado 

pues él sabe que el momento ha llegado.

 

Empezó, ¡es una Fiesta!

Es una Fiesta del Cielo y de todo el Mundo.

Una Fiesta, Mis Hijos e Hijas.

Una Fiesta, todos los Ángeles están muy felices, 

están muy felices pues ha comenzado. 

 

Ha empezado lo que dije 

hace muchos años, hace años,

de la ley, de la ley 

lo que dije a Mis hijos, sus padres de hace muchos años. 

 

Pues dije la Verdad, 

y la Verdad va a venir. 

¡Nada! ¡Nada! 

Va a parar la Verdad 

pues soy la Verdad, 

y la Verdad es Dios 

con el Hijo y el Espíritu Santo. 

 

¡Escúchenme! ¡Escúchenme! 

Con sus oídos pues la oportunidad 

que tienen es única,

 única, Mis Hijos, y 

los Amo tanto

los Amo tanto. 

 

Solo vengan a Mí, Mis Hijos, 

cuéntenme sus pecados, 

cuéntenme sus pecados, 

con todo su Corazón, 

con todo su Corazón, 

y si Me cuentan sus pecados 

pueden venir Conmigo. 

 

Eso es todo. Es tan simple. 

Está enfrente de sus narices, 

enfrente de sus narices, Mis Hijos. 

 

¡Miren! ¡Miren! 

Aquí estoy enfrente de Ustedes, 

con Mis Manos levantadas 

y Mis manos ahí. 

Quiero tocarlos, 

quiero tocarlos 

con Mis Manos, 

ahí están, 

ahí están, Mis Manos, 

tóquenme, tóquenme. 

 

Pero los quiero Limpios. 

Los quiero Limpios, Hijos Míos, 

pues no pueden venir Conmigo , si están sucios. 

No pueden venir, debido 

a las puertas del Cielo,

pues todo lo que está en el Cielo es Limpio, 

es Limpio, es Limpio 

y nadie que esté sucio 

puede venir, puede venir. 

Escúchenme, Mis Hijos 

ninguno puede venir, si están sucios. 

 

Cuéntenme sus pecados, 

cuéntenme sus pecados con Corazón Limpio, 

y los escucharé, y los escucharé.

No importa lo que hayan hecho,

no importa lo que dijeron,

o lo que hicieron, 

pues lo que es importante es que su Corazón esté Limpio, 

con su mente,

con su espíritu, hablándome, 

con su mente de lo que es Justo. 

 

¡Escúchenme! ¡Escúchenme! 

Este es su Padre. 

El Padre de todo lo que es y va a ser. 

Ustedes, quienes tengan al Espíritu Santo, 

quienes estén Limpios, 

van a estar Conmigo en el Cielo

pues soy su Dios, 

y ustedes son Mis Hijos. 

 

¡Escúchenme! ¡Escúchenme! 

Limpien sus oídos, Limpien sus oídos 

pues van a ver que 

van a asustarse 

y va a ser muy tarde. 

Va a ser muy tarde 

y quiero que todos vengan Conmigo. 

 

Porque soy el Padre de todo, 

soy el Padre de todo con Mi Hijo 

y el Espíritu Santo. 

Soy el Padre de todo. 

Soy el Padre de todo. 

Mi Hijo tiene la Ley. 

Mi Hijo tiene la Ley. 

Quiero que lo Amen con todo su Corazón, 

porque lo que es Mío, es Suyo, 

y lo que es Mío es de Él. 

Quien Lo Ame, Me Ama. 

 

¡Escúchenme! ¡Escúchenme! 

El Espíritu Santo les va a Enseñar, 

todo lo que necesitan saber, 

pues los amo tanto. 

 

Mis Lágrimas, Mis Lágrimas son por los otros 

que no van a venir conmigo, 

pues tuvieron la oportunidad,

tuvieron la oportunidad, 

y no vieron y no escucharon. 

Si no ven o escuchan, 

no van a estar Conmigo. 

 

Pues el demonio se los ganó.

Pero Mi Corazón Sufre si pierdo Uno

Perder Uno hiere Mi Corazón,

pero la Ley, 

la Ley de Mi Hijo, tiene que ser, 

tiene que ejecutarse.  

 

Pues la Guerra ha empezado. 

El Cuerno, el Cuerno del Cielo, 

y del la tierra ha empezado. 

Ha comenzado, Mis Hijos. 

Miren al firmamento, 

miren al firmamento, 

pues ya empezó. 

 

¡Escúchenme! 

Este es su Padre con Lágrimas, 

con Lágrimas en Mis Ojos. 

 

¡Escúchenme! ¡Escúchenme! 

El Tiempo ya casi está aquí 

asústense, asústense, 

pues el momento está llegando. 

Asústense con todo su Corazón, 

pues no podré ayudarlos 

si no abren sus ojos y sus oídos. 

 

Los Amo tanto. 

Los Amo tanto. 

 

Referencias

 

Apocalipsis Cap. 2

Ezequiel Cap. 35

Isaías Caps. 13, 14, 18, 48

El Libro de Jonás 

 

 

 Vaya a la Próxima Profecía


El correo electrónico: Ray@prophecy.org

Para ayudar a financiar este ministerio Haga clic aquí.

O escribir a: Raymond Aguilera, PO Box 20517, El Sobrante, CA. 94820-0517, EE.UU..,

Para pedir los Libros de Profecía Clic en el Libro 

 Para ayudar a financiar este ministerio comprando una de estas pinturas haga clic aquí.

Trabajo de arte Youtube Video

 Para ver el trabajo de arte de Raymond Aguilera  Clic aquí

Registro de propiedad literaria de 1989-2013, Raymond Aguilera.

© 1989-2013, Raymond Aguilera, Prophecy.org (sm) All Rights Reserved

 


 

Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech