Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech

0003. Visión – Entonces apareció una Blanca Luz Brillante sobre el trono

 

 

3.- Suceso y Visión dados a Raymond Aguilera el 23 de Julio de 1990

 

( Recibí este suceso/visión cinco días después de la visión del 18 de Julio de 1990. Se ha documentado de memoria, ya que el único registro son los dibujos que hice en ese momento).

Mientras oraba, recostado en mi cama, tuve la visión del cono de una milla de alto que salía del agua en la visión anterior.

Empecé a orar y lo siguiente que vi fue un trono. Pero únicamente se me permitía verlo desde un solo ángulo. Por mucho que intentara, solo se me permitía verlo desde este ángulo particular.

Entonces apareció una Luz Blanca Brillante sobre el trono con Estrellas Brillantes Blancas en  medio de la Luz Blanca.

Mientras miraba este impresionante Trono, un cono de una milla de alto, se convirtió en un pedestal para el Trono de Dios. De alguna forma el pedestal tomó la forma de pirámide, y pude ver miles de peldaños que llegaban hasta el tope, donde estaba el Trono.

Mientras intentaba comprender esta visión, apareció la imagen de una Corona con Tres Estrellas en el centro y creo que habían doce bolitas redondas encima de puntas que estaban  alrededor de la parte de atrás de la Corona.

La siguiente imagen fue desde el aire. Estaba directamente encima del Trono de Dios. Lo podía ver sobre una lámina de agua transparente con nubes o espíritus alrededor girando en la dirección contraria a las manecillas del reloj.

El primer encuentro con el Padre Jehová.

Apareció una Luz Blanca extremadamente Brillante. Era mucho más grande que la que tenía la Estrella. Por ser tan masiva, al principio creí que era la Nueva Tierra radiando. De alguna forma, estaba observándola desde arriba del firmamento hacia abajo. Pensé que estaba viendo hacia el núcleo del Planeta. Se veía Poderosa, observé que empezó a pulsar como un corazón humano y me di cuenta que no era el núcleo del Planeta.

Cuando comenzó la comunicación mente a mente, realmente colmó toda mi atención. La Voz me dijo, “¿Sabes quién soy?”

Dije, “¿Eres el Padre?”

Y la voz dijo, “Sí, lo soy. ¿Quieres hablar?”

“Supongo que sí, seguro.” Dije.

Entonces el Padre dijo, “¿Quiere preguntarme algo?”

En este momento estaba sobrecogido, y  no sabía qué decir o preguntar.

Así que dije “Explícame la Trinidad, pues nunca pude entenderlo…”

Lo siguiente que vi fue una Luz Blanca disparándose desde La Gran Luz Blanca y una Estrella Blanca apareció en el centro de ella.

Entonces dijo El Padre, “¿Sabes qué es esto?”

“Es el Hijo, Jesucristo.” Dije con confianza, pues ya lo había visto antes.

El Padre dijo, “Eso es correcto. Entonces ¿Quién soy Yo?”

“Tu eres el Padre”, dije, “Entonces ¿Qué es el Espíritu Santo?  Pregunté.

Entonces vi tres o cuatro líneas conectando las dos Luces Brillantes.

Somos Tres y Separados, Somos Uno.” Dijo el Padre

No lo admití, pero todavía no lo entendía, y no quería parecer como estúpido.

Así que dije, “Okey”

El Padre me preguntó, “¿Quieres ver Mi Poder?”

Dije, “De acuerdo”

Lo siguiente que pasó fue que la Gran Luz Blanca empezó a crecer y hacerse más y más y más grande y de alguna forma yo estaba creciendo a la misma velocidad que la Gran Luz Blanca. Pude ver la Nueva Tierra hacerse más pequeña a medida que la Luz se hacía más y más grande. Las estrellas del cielo se veían más pequeñas a medida que la Luz se hacía más y más grande. Veía Universos hacerse más pequeños mientras la Luz Blanca se hacía más y más grande. Los Universos se encogían al tamaño de la cabeza de un alfiler y la Luz Blanca se hacía más y más grande. Universo tras Universo se encogían a nada y el Padre se hacía más y más grande a una velocidad vertiginosa. Me parecía que todo se encogía a nada, mientras el Padre seguía creciendo más y más, y mi espíritu no pudo resistir la realidad que estaba sucediendo. Así que dije, “¡Para! No resisto más. Me podrás mostrar más en otra ocasión. No puedo soportar más en este momento. Estoy abrumado.”

Entonces el Padre dijo, “Soy todo, pero TODO.”

Así que todo dejó de crecer y hablamos acerca del demonio.

Pregunté, “¿Porqué estás permitiendo que el demonio haga todo este mal en el mundo, él está haciendo tanto daño a muchos y con Tu Poder no parece un problema el detenerlo?”

“Ciertas cosas tienen que suceder antes de que otras cosas pasen y todo tiene su orden. Pronto hablaremos de ello nuevamente.” Dijo.

Entonces la Visón/Suceso terminó.

 

 Vaya a la Próxima Profecía


El correo electrónico: Ray@prophecy.org

Para ayudar a financiar este ministerio Haga clic aquí.  

O escribir a: Raymond Aguilera, PO Box 20517, El Sobrante, CA. 94820-0517, EE.UU..,

Para pedir los Libros de Profecía Clic en el Libro 

 Para ayudar a financiar este ministerio comprando una de estas pinturas haga clic aquí.

 

Trabajo de arte Youtube Video

 Para ver el trabajo de arte de Raymond Aguilera  Clic aquí

Registro de propiedad literaria de 1989-2013, Raymond Aguilera.

© 1989-2013, Raymond Aguilera, Prophecy.org (sm) All Rights Reserved

 

Click to listen highlighted text! Powered By GSpeech